Es muy probable que tus padres te hayan contado las típicas “batallitas” que acabarán escuchando también tus hijos. Te hablan de cuándo se compraron su primer coche, de cuándo fue su primer viaje o de cuánto llevan trabajando. ¡Seguro que tú también has oído estas historias!

Una de las frases más repetidas desde el comienzo de la crisis es esa de “esta es la primera generación que está viviendo peor que sus padres”. Si bien es cierto que la crisis económica de 2008 azotó duro a España y que el paro juvenil se sitúa en el segundo lugar más alto dentro de la Unión Europea, únicamente detrás de Grecia, nos preguntamos: ¿vivimos peor que nuestros padres?, ¿nos cuestan más las cosas? o ¿ganamos menos? Ellos no tenían la app de Fintonic pero, ¿tendrán que utilizarla más o menos que nosotros? Vamos a descubrirlo.

 

Papá, quiero un coche

¿Recuerdas cuánto te costó tu primer coche? Seguro que tus padres no lo olvidan. El coche más vendido en España en 1990 fue el Ford Fiesta. El precio de este coche era de 1.084.000 pesetas, lo que son unos 14.131€. En 2017 el coche más vendido (comparable con el de nuestros padres) es el Seat León. Este coche te lo puedes comprar a partir de 13.990€. Esto quiere decir que el coche más vendido en la etapa de nuestros padres era un poco más caro que su homólogo en el 2017. 

Aún así, si ganas más de lo que ganaban tus padres, acceder al coche te supone un menor esfuerzo. El salario medio de un trabajador, en la época de nuestros padres, era de 141.663 pesetas, lo que son unos 850€ aproximadamente. En 2016, el 30% de los españoles aseguraron cobrar un salario bruto mensual inferior a los 1.221,1 € y otro 40% aseguró cobrar 2.173’5€. Esto quiere decir que, nuestros padres, para poder comprarse un Ford Fiesta necesitaban ahorrar el sueldo de 7’3 meses. Nosotros dependiendo de cuál sea nuestro sueldo: en el mejor de los casos, cobrando el máximo de 2.173’5€, necesitaríamos el sueldo de 5’8 meses. En cambio, si cobras 1.221€, necesitarás el sueldo de 10’4 meses.

Esto quiere decir que a nosotros nos es relativamente más sencillo conseguir un coche (si cobras la media) hoy en día que su igual en 1990. Pero, ¿qué ocurría si querías comprarte un piso?

 

Me quiero comprar un piso

Este ha sido uno de los temas más sonados en los últimos años: el acceso a la vivienda. En España la crisis afectó sobre todo al sector del ladrillo, lo que hizo que las casas perdieran su valor. Aún así, ¿nos cuesta más comprar una casa que a nuestros padres?

El precio medio por metro cuadrado en 1990 en España era de 933€/m2, mientras que en 2016 ese precio casi se duplica. Llegando a los 2.120 €/m2.

Si bien es cierto que la vivienda en la época de nuestros padres era más barata… ¿qué prestaciones tenía una casa? En 1990, únicamente el 5% de la población podía contar con algún aparato de aire acondicionado. En 1990 contaban con calefacción el 84%. El tamaño de la vivienda también ha ido en aumento. En la época de nuestros padres, el 81’9% de las casas medían a partir de 60m2 mientras que en nuestra época es casi del 90%.

Al final, a ambos nos cuesta comprar una casa, aunque las que podemos comprar ahora son mucho mejores que aquellas a las que podían acceder nuestros padres. Eso sí, más caras ya que son muchos los productos que han duplicado su valor desde la entrada de España en la zona euro.

 

Comienza el cambio

Está claro que seguimos tomándonos el café y comprando la barra de pan que queremos pero, ¿cuánto nos cuesta ahora hacerlo? Hay que tener en cuenta que 1 euro es equivalente a 166,386 pesetas.

Vas al supermercado y ves una barra de pan. La sigues comprando aunque su precio sea diferente. En 2001 pagabas por ella 30 céntimos de euro. Sin embargo, la barra de pan estándar cuesta hoy 0’70. Es decir, su precio es más del doble.

Lo mismo pasa con el café que te tomas en el bar. Este café costaba entre 80 y 100 pesetas, lo que equivale a unos 60 céntimos de euro. Hoy en día cuesta entre 1€ y 1’30€, dependiendo de la zona en la que lo tomes. Otra vez más, su precio es más del doble.

Un simple menú del día podía costarte en 2001 unas 800 pesetas. Dependiendo de la zona y el bar podía costarte más o menos, pero con menos de 1.000 pesetas comías tu menú ¿Te imaginas comerte hoy un menú del día completo solo por 5€? Hoy en día lo más probable es que pagues unos 10 u 12€ por el mismo menú.

 

Viviendo una realidad

Si bien es verdad que la mayoría de nuestros padres, con 23 años, estaban ya independizados y tenían sus ahorros, es importante recordar que esto es así porque comenzaron a trabajar a los 14 o 15 años en, prácticamente, lo primero que encontraban.

Entonces, ¿vives mejor que tus padres? Lo cierto es que son otros tiempos, y hay cosas que han cambiado mucho. La vida es más cara, y los mismos productos de hace 30 años, han aumentado su precio considerablemente en la actualidad. No obstante, hoy día tenemos una vida social más satisfactoria, más libertad para viajar o salir, y contamos con casas más lujosas y con más comodidades entre otras cosas. Si bien es verdad que los precios han aumentado, esto se debe en parte también a la tecnología que nos ha traído avances que nos facilitan la vida y nos permiten disfrutar más del ocio y las aficiones de cada uno. Por ejemplo, Hoy puedes tener un aspirador que limpie por ti, un robot que te haga la comida, y optimizar tus finanzas para sacarles el máximo rendimiento con Fintonic, de forma gratuita.

¿Tienes cualquier consejo, curiosidad o pregunta que no hayamos comentado? ¡A qué esperas! Puedes ayudar a muchos usuarios que lean tu comentario en nuestro blog 🙂