Todo lo que necesitas saber si te planteas adoptar

ChupeteHay miles de motivos por las que una familia, o incluso una sola persona, puede querer adoptar. Es una decisión que debe meditarse y que, una vez tomada, da lugar a muchas preguntas; quizá, la primera sea ¿cuánto cuesta adoptar en España? Si formulamos así esta duda, puede parecer que estamos hablando de un negocio, de una ‘compra’ o una inversión… Nada más lejos de nuestra intención.

Lo que intentaremos hacer desde Fintonic en este artículo es desglosar para qué debes estar preparado si empiezas con el proceso de adopción: no sólo habrá gastos, también tendrás que gestionar la espera, la burocracia,… Pero ten claro que la meta merece la pena: el día que abraces por primera vez a ese pequeño, verás que el peregrinaje y el papeleo han valido la pena :)

Legalmente, en España se entiende la adopción como la creación de una nueva filiación. El adoptado –al contrario que ocurre si es un acogimiento o una tutela– ‘elimina’ sus vínculos familiares anteriores. Así se sumerge en una nueva relación familiar, equiparada a la biológica, de carácter permanente: el adoptado se convierte a todos los efectos en hijo del adoptante.

¿Quieres adoptar? Enhorabuena. Empieza el viaje donde acabaréis siendo uno más.

Muchas decisiones que tomar

Ahora que sabéis que queréis adoptar, puede que lo que menos importe sea de dónde viene el nuevo miembro, aunque no es una cuestión baladí. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2011 se produjeron 775 adopciones dentro de España y 2.573 adopciones de menores de otros países.

La razón principal de esa diferencia entre uno y otro dato –2011 es el año más reciente sobre el que hay cifras oficiales– tiene que ver con la espera y la dificultad de los trámites. La realidad es que en España puede pasar entre dos años y una década para culminar una adopción y que en el plano internacional los plazos se aligeran.

Ten en cuenta que si decides adoptar en España, lo más común es que estemos hablando de menores entre 8 y 10 años; en muy raras ocasiones se dan adopciones de bebés, algo que es relativamente más sencillo en adopciones internacionales, aunque tampoco hay una garantía.

¿Qué requisitos tiene que cumplir una unidad familiar que quiera adoptar dentro de España? Están recogidos en el Código Civilaquí puedes consultar lo que dice sobre adopción–, pero a continuación te resumimos lo más importante:

–       En el caso de una adopción dentro de España, se requiere la intervención estatal y sólo un juez podrá aprobarla

–       El proceso no tiene coste económico alguno, al contrario que las adopciones internacionales

–       Sólo se puede adoptar si los padres del menor han sido privados de la patria potestad por un juez; si éstos han dado su consentimiento (y han pasado 30 días del nacimiento) o si el pequeño ha sido abandonado

–       Hay reglas que no pueden obviarse: un abuelo no puede adoptar a sus nietos, ni tampoco se puede adoptar a un hermano o un cuñado, pero sí a un sobrino, al hijo de otro matrimonio de nuestra actual pareja o a un menor que llevamos acogiendo o tutelando desde hace al menos un año.

–       De acuerdo con la reforma operada por la Ley 13/2005, el Código Civil no permitía la adopción de menores por parejas homosexuales. Sin embargo, en varias comunidades autónomas se han modificado las leyes sobre parejas de hecho para que sí puedan adoptar

En términos generales, para iniciar un proceso de adopción hay que ser mayor de 25 años y tener al menos 14 años más que el menor.

Además de elevar la correspondiente solicitud en tu comunidad autónoma (aquí está el enlace al respecto del Ministerio de Servicios Sociales), tendrás que tener preparados vuestros certificados de nacimiento, de antecedentes penales y las correspondientes declaraciones de renta y patrimonio. Después, la autoridad competente irá informándote sobre qué otros papeles tendrás que ir recopilando.

Además hay que acreditar que se poseen unas características psico-pedagógicas y socio-económicas mínimas para garantizar que el niño será bien atendido. ¿Cómo se decide eso? A través de una serie de entrevistas, visitas a vuestra casa y de estudios que pueden alargarse durante varios años…

Según recoge el propio Gobierno español en esta guía sobre adopciones que te aconsejamos que leas (están todos los teléfonos y contactos que necesitarás), de los años 80 en adelante se produjo un descenso muy brusco en el número de adopciones nacionales por la poca agilidad de los trámites.

De acuerdo con la página adopcion.org, en España el plazo medio para formalizar uno de estos procesos es de entre cuatro y nueve años. En el ámbito internacional son de hasta 15 meses en Asia; de entre 8 y 20 meses en los Países del Este y de entre 8 y 30 meses en Hispanoamérica.

Esto ha propiciado que a día de hoy España sea de los primeros países del mundo en demandas de adopción internacionales: es lo que refleja el boletín estadístico sobre adopciones en España entre 2006 y 2011.

Algunos datos sobre adopción internacional

Los números nos dicen que hay muchas más familias que prefieren optar por buscar a sus futuros hijos fuera de España, sobre todo por la demora que suele conllevar un proceso similar dentro del país, tal y como hemos explicado en el apartado anterior.

A continuación te mostramos la ‘letra pequeña’ detrás de los más de 2.500 procesos de adopciones internacionales que culminaron en España en 2011:

–       ASIA: Tradicionalmente, el continente asiático es el punto de origen del mayor número de adopciones desde España, algo que se refleja en los 978 casos en 2011. La mayoría de ellos tuvieron como protagonistas a menores de China (677), seguidos por los 178 llegados de Vietnam y los 63 de Filipinas. También llegaron hijos adoptivos desde India, Nepal y Sri-Lanka.

–       EUROPA: La gran mayoría de adopciones en territorio europeo vienen de zona rusa. En 2011 se tramitaron 833 procesos con países europeos, de los que 712 fueron con menores rusos. Muy por detrás quedaron los niños de Kazajistán (43), Ucrania (39) o Hungría (26). En menor medida también llegaron pequeños de Lituania, Bulgaria, Polonia y Moldavia.

–       ÁFRICA: De las 537 adopciones que tuvieron lugar con niños de nacionalidad africana, Etiopía y Mali fueron los dos países de los que procedían en mayor proporción, con 441 y 77 pequeños respectivamente. También vinieron desde Costa de Marfil, Senegal, Gambia, Madagascar y Burkina Faso.

–       AMÉRICA: En 2011 llegaron a España 225 niños y niñas desde el otro lado del Atlántico, la mayoría colombianos de nacimiento (148). El resto procedían de Bolivia, Panamá, Nicaragua, México, El Salvador, Honduras, Perú y Brasil.

Todos estos números reflejan casos de adopción que han llegado a buen término, pero hay centenares de procesos que mientras lees estas líneas están aún ‘en el aire’.

Si has empezado a investigar cuáles son los primeros pasos para adoptar a un niño de otro país, seguro que te has encontrado con el acrónimo ECAI, correspondiente a las Entidades Colaboradoras de Adopción Internacional.

Son organizaciones privadas, no tienen ánimo de lucro y cuentan con una acreditación de la comunidad autónoma que les faculta para tutelar este tipo de procesos. Están autorizados a cobrar una serie de tasas o tarifas por sus servicios y trabajan sobre el terreno, tanto en España como en el país en el que se quiere adoptar.

 

Haciendo números

Para tramitar una adopción fuera de España vas a necesitar ante todo ánimo y paciencia, pero también una gran cantidad de documentación y acreditaciones –algunas, previo pago– y un presupuesto para viajes al país donde vive el pequeño: de media, estamos hablando de un desembolso de entre 6.000 y 30.000 euros, dependiendo de muchos factores.

Son cantidades importantes y, posiblemente, tengas una ligera idea de si puedes o no permitirte empezar ya con los trámites. Como en estos temas la agilidad se valora infinitamente, te aconsejamos que uses Fintonic para ver en un par de clicks tus gastos recurrentes mensuales y saber exactamente de cuánto dinero dispones. Aunque muchas veces uno ya tiene la decisión tomada, viene bien ser conscientes de cuáles son nuestras “cartas”.

Hay que recordar que cada caso es un mundo y que una vez inmersos en el universo de las adopciones no existen las listas de espera: habrá familias que reciban en su hogar al menor en uno o dos años y otras que tengan que esperar cinco o seis.

De acuerdo con la Guía del Niño, el gasto medio de la adopción en los países a los que mayoritariamente acuden las familias españolas varía: en Etiopía ronda los 7.000 euros; en China es de 10.000 euros y en Rusia puede costar entre 15.000 y 30.000 euros.

¿Qué incluyen esos gastos? Algunos se pagan en España, especialmente a las ECAI por sus servicios, y otros tendrán lugar en el país de origen. Hablamos de los costes del proceso administrativo y jurídico (reunión y gestión de documentación) y del viaje y estancia al país de la adopción: traducciones, tasas, donaciones a orfanatos,…

Algunos de estos desembolsos son opcionales, pero otros no podrás esquivarlos. Por ejemplo, si para agilizar los trámites decides pagar a una empresa privada para que te realice el estudio psico-social que te abrirá la puerta al codiciado certificado de idoneidad, esto puede costar unos 1.000 euros. Si tienes la suerte de ser políglota y no necesitar de traductores en tus gestiones dentro y fuera del país, también estarás evitando una partida de cientos de euros.

Las estancias en el país de origen, conviviendo con el niño y pasando los ‘exámenes finales’ necesarios en cada nación, pueden ser de una semana o hasta de seis meses, de forma que en este punto la inversión puede variar mucho: hay que pensar en el medio de transporte, en el alojamiento,… Por suerte, encontrarás muchas asociaciones de adoptantes por todo el país que podrán orientarte y asesorarte.

Además, el seguimiento de los pequeños ya adoptados desde su país también puede ser fuente de gastos: en algunos casos, la presentación de informes y evaluaciones se prolonga hasta que el adoptado cumple los 18 años.

Y dejamos las cifras

Nunca olvides que una adopción no es una transacción comercial. Destierra de tu vocabulario los adjetivos ‘barato’ y ‘caro’ y sé consciente de cuáles son tus posibilidades y recursos para criar a ese menor antes de dar el paso.

Al final, la vida de ese niño deberá ser la misma que debe tener un hijo biológico: sufragarás su día a día, su educación, sus gastos médicos llegado el caso,… Además algunas comunidades autónomas existen ayudas económicas para familias adoptantes que suelen rondar los 1.000 euros al año.

Es importante mencionar que hay programas en algunos países para adoptar a pequeños con discapacidades o en circunstancias especiales, como los llamados ‘niños de la guerra’ o que han vivido desastres naturales. Este tipo de adopciones son más exigentes con los padres adoptivos y sus posibilidades, no sólo económicas, sino psicológicas. Se necesita una dosis extra de tiempo y paciencia.

Otro dato que resulta útil es saber que hay ciertos países que piden a los adoptantes que eduquen a sus niños en determinadas creencias religiosas. Se han dado casos con menores procedentes de Mali, Tanzania o Marruecos.

En adopcion.org puedes leer varias pautas para que todo salga bien. Aconsejan tomarse un tiempo para elegir dónde acudir en busca de información y asesoramiento –desde los ministerios a las ECAIs– y también hablar con otras familias adoptantes para ver cómo fueron sus casos.

Desde Fintonic esperamos haberte dado algunos datos sobre el universo de las adopciones y, recierda, usa la herramienta para despreocuparte de del tema monetario y dedicarte a lo que verdaderamente importa :) Suerte, ánimo y paciencia: necesitarás las tres cosas, pero te garantizamos que valdrá la pena.

Users feedback ( 2 )

  1. Mar said:

    Cuántas dificultades y obstáculos, por supuesto entiendo que haya que asegurarse de que el niño vivirá en las mejores condiciones, estoy de acuerdo también con las pruebas psicológicas a las personas que quieran adoptar, análisis de su situación económica etc, todo esto es de suma importancia, pero hay tantos años de por medio y tanto dinero, habiendo tantos niños a los que “salvar” y tantas personas que pueden y desean adoptar, de corazón me da lástima y me parece injusto. Ánimo a todos los que decidáis dar el paso y espero algún día poder yo también.

  2. Daniel said:

    Lo hacen tan difícil que la verdad quedense con sus niños, que les crezcan y se hagan mayores de edad. Yo lo que hice simplemente fue encontrar a una chava que no quería a su bebé, ayudarle con los gastos, y cuando nació fuimos y los registramos como hijo de ambos y luego ella desapareció, y hoy soy el feliz padre de una linda nena.

¿Que piensas?