Ir a un bar, tomar un café y pagarlo con tarjeta. Aunque en España esta práctica todavía puede  aún extraña, es común en algunos países y la tendencia de ir suprimiendo el dinero real va en aumento.

Según datos del Banco de España, los españoles preferimos pagar con tarjeta. Durante el primer trimestre de 2017 se realizaron 777.500 operaciones con tarjeta frente a las 215.500 retiradas de efectivo. Esta cifra supone tres veces más de compras con “dinero de plástico” que pagar con billetes y monedas tradicionales.

A pesar de estos datos, pagar con tu tarjeta de crédito podría ser también sustituido en los próximos años. Los smartphones han provocado que el pago vía móvil haya aumentado considerablemente. De la misma forma que utilizas tus apps, como Fintonic, en tu día a día para tareas de diferente tipo, también pagas a través de ellas. Es más, ya hay 1,7 millones de españoles que pagan de este modo, según Statista Digital Market Outlook.

pago móvil

La experiencia del dinero de plástico

Si bien puede sonar un poco idílico, existen lugares en los se paga casi cualquier cosa sin necesidad de efectivo. En Suecia, por ejemplo, ya saben lo que es pagar absolutamente todo con tarjeta. Tal es la situación que muchos bancos del país ya no aceptan ni entregan dinero en efectivo. Las innovaciones en los pagos digitales han llamado la atención de uno de los países más progresistas en términos tecnológicos. Pero Suecia no es el único. Desde el 1 de enero de 2016, en Dinamarca, los comercios y negocios tienen la posibilidad de negarse a aceptar dinero en efectivo. Además, el Parlamento danés ha puesto fecha de caducidad al dinero físico: el 2030. Se convierte así en el primer Estado que pone una fecha de desaparición para el efectivo.

En España también ha existido esta iniciativa: Suances ha sido el primer municipio en poner en práctica este sistema único de pago. Desde el 2 de octubre de 2017, y durante un mes, sólo se podía pagar con aplicaciones móviles o tarjetas de crédito. La iniciativa “Cantabria, Pago Digital” fue una idea llevada a cabo por Mastercard, junto con el Banco Santander. Si bien es verdad que había muchos beneficios, también se encontraron algunas trabas, aunque estas podrían ser solventadas con el tiempo. Por ejemplo, la resistencia de los pequeños comercios y la falta de conocimiento de los medios de pago virtuales.

Los sistemas de pago alternativos al efectivo crecen exponencialmente. Gigantes tecnológicos como Samsung, Apple, Vodafone o Telefónica cuentan ya con sistemas de pago ligados al móvil.

 

Ventajas e inconvenientes de un mundo sin efectivo

Pero, ¿en qué beneficia o qué desventajas existen en este tipo de transferencias? Hay de todo, pero cada vez son más las voces que reclaman una transición real para lograr un mundo sin dinero en efectivo. Según afirman, es la mejor manera de combatir la economía sumergida, así como las actividades ilícitas.

Otra de las ventajas que suman los sistemas de pago inmateriales es la seguridad. Si te roban dinero en efectivo, nadie impide que esa persona pueda utilizarlo. Sin embargo, si te roban la tarjeta de crédito o el móvil, éstos pueden bloquearse y mantener a salvo el dinero. Y también está la ventaja relacionada con las Administraciones que se encargan de la emisión del papel moneda, dado que tendrían un ahorro exorbitante. Para la Unión Europea, el efectivo supone un coste de unos 70 millones de euros al año.

Por el contrario, entre las desventajas encontramos la incorporación de este método de pago en las personas mayores. Este sector de la población suele pagar en efectivo y, en muchas ocasiones, no disponen ni de tarjeta de crédito. También son muchas las personas que están preocupadas por el control de los ciudadanos.

 

¿Cómo pagamos los españoles?

En este contexto en el que hay países que han suprimido por completo el pago con efectivo, ¿dónde se encuentra España? Los españoles utilizamos cada vez más la tarjeta de crédito. Durante el 2017, aumentaron un 49% los pagos a fin de mes con tarjetas de crédito para abonar las compras. Las tarjetas de crédito son más utilizadas por la Generación X (aquellos nacidos entre los 60 y los 70) y los mayores de 50 años. Sin embargo, los millennials (aquellos nacidos entre los 80 y el año 2000) prefieren las tarjetas de débito (83%).

pago con tarjeta de crédito

Aún así, encontramos nuevos hábitos en la forma de pagar. La tecnología avanza y hace que los consumidores utilicen cada vez más los medios de pago móvil y online y se espera que esta tendencia siga creciendo en 2018.

Durante el 2017, según el informe de Mastercard, el 12% pagaron a través de una aplicación móvil. Entre los factores que determinan la utilización de las aplicaciones, se encuentra la rapidez y la comodidad.

Teniendo en cuenta las diferentes Comunidades, Madrid es la ciudad donde más han calado las nuevas técnicas de pago. En 2017, el 18% aseguró haber utilizado aplicaciones para pagar. En el resto de España la cifra fue del 10%.  

Cada vez son más las personas y los países que incorporan más ventajas a las nuevas formas de pago frente al dinero en efectivo. La comodidad, la seguridad, y la supresión del dinero negro, se posicionan como las razones y/o ventajas más destacadas.

¿Y tú? ¿Te imaginas no volver a tener monedas y billetes en tu cartera? En Fintonic seguiremos controlando tus cuentas igualmente, para que tu salud financiera siga siendo óptima, pagues como pagues.  

¿Tienes cualquier consejo, curiosidad o pregunta que no hayamos comentado? ¡A qué esperas! Puedes ayudar a muchos usuarios que lean tu comentario en nuestro blog 🙂