Durante el año 2015 se produjeron en España 166.248 matrimonios. De éstos, únicamente el 24% llevaron a cabo capitulaciones matrimoniales, casi todos para pactar un régimen de separación de bienes.

Sin embargo, y a pesar de que cada vez es más común en nuestro país, los españoles no solemos acudir al notario para pactar las reglas económicas en el matrimonio. Esto sucede por diversos motivos. La gran mayoría por considerar que parecen poco románticos si lo hacen. Otros aseguran que si lo haces es porque consideras que tu matrimonio durará poco.

Pero lo cierto es que en España cada vez nos divorciamos más. Durante el 2016 se produjeron 96.824 divorcios, lo que supone un 0’3% más que en 2015. Según el Consejo General de Notariado, los matrimonios ante notario se multiplican. La media de duración de un matrimonio en nuestro país es de 16’2 años. Esto quiere decir que el régimen que elijas puede ser determinante en tu futuro.

Las tendencias están cambiando. Los matrimonios son más jóvenes, entre los 30 y los 35 años. Precisamente son las mujeres las que están más seguras de hacer una separación de bienes. Esto se debe a la independencia conseguida y la que se pretende mantener a lo largo del tiempo.

Si estás a punto de casarte, es el momento de que valores las opciones que tienes para elegir la que consideres mejor para ti y tu pareja. ¿Separación de bienes o régimen de gananciales?

 

Régimen de gananciales matrimonio

Qué es y qué ventajas tiene un régimen de gananciales

En un sistema de gananciales, cada miembro de la pareja tiene en propiedad el 50% de las ganancias o beneficios desde el momento del matrimonio. Esto quiere decir que, aunque tu pareja gane más que tú y aporte más a vuestra situación, a ambos os pertenece el mismo porcentaje.

Eso sí, lo que tenías antes de la boda es únicamente tuyo. También se excluyen de este sistema las herencias o donaciones que puedas recibir después de casarte.

Este es el régimen que se establece directamente nada más contraer matrimonio, a excepción de Comunidades como Barcelona o islas Baleares, que lo hacen en separación de bienes.

Si decidís casaros en gananciales, los beneficios de ambos pasarán a ser el 50% para cada uno. Pero este sistema también incluye inmuebles, deudas… En caso de divorcio, las deudas también se reparten, así como el dinero común y los inmuebles.

 

Qué es y qué ventajas tiene la separación de bienes

Un régimen de separación de bienes hace referencia a un sistema en el que cada miembro, dentro de un matrimonio, tiene sus propios bienes. Son muchas las personas que piensan que se trata de un sistema poco romántico, pero es muy práctico.

Este sistema no sólo se aplica a la nómina, por ejemplo, sino también a las compras conjuntas. En este sentido, pertenecerá a cada uno la parte proporcional que haya aportado.

Si consideras que este sistema es el más adecuado para ti y tu pareja, lo que tienes que hacer es otorgar capitulaciones matrimoniales. Éstas serán recogidas en escritura pública ante notario. No es necesario que esperes a estar casado para hacerlo, puedes solicitarlo antes de la boda.

Casarte en separación de bienes puede aportarte una seguridad: en caso de divorcio, lo tuyo es únicamente tuyo. Si bien es cierto que suele ser bastante bueno, plantear un sistema de separación de bienes puede ser un poco engorroso. Muchos consideran que parece de egoístas o falta de confianza en la pareja. Pero si quieres seguir adelante, existen formas para plantear la situación.

 

Cómo plantear una separación de bienes a tu pareja

Si estás pensando que quieres un régimen de separación de bienes, pero tienes miedo de que tu pareja se enfade, o no sabes cómo plantearlo, desde Fintonic te enseñamos algunos trucos que pueden ayudarte ¡Vamos allá!

Separación de bienes pareja

 Lo más correcto es que la decisión la toméis juntos, ya que estáis hablando del futuro de los dos. Existen algunas formas que hacen más sencillo no sólo plantearlo, sino también llevarlo a cabo.

 La forma más simple es tener tres cuentas bancarias: una para cada miembro y una conjunta. De este modo, cada uno tiene sus propios beneficios, y compartís en una cuenta aquellos que consideréis necesarios.

 Si tu pareja no está el todo convencida, explícale que una separación de bienes no implica egoísmo o falta de amor, sino todo lo contrario. Muchas veces se tiende a ver esta situación como una futura ruptura. Explícale a tu pareja que, en caso de endeudarte, esas deudas no le perseguirán a él o ella. No tendrá que asumir responsabilidades que no son suyas. Es una forma de evitar daños a la otra persona.

 Si ambos tenéis una casa, lo mejor es alquilar una de ellas y pagar los gastos de la otra con el dinero obtenido. En caso de divorcio, cada uno dispondrá de su hogar y no habrá problemas con el patrimonio.

 Si adquirís cualquier cosa y se encuentra a nombre de los dos, esto se divide según la parte aportada por cada miembro. Sin embargo, si únicamente figura el nombre de uno, pasaría a ser de su propiedad. Por ello, es recomendable que si compráis una casa o un coche a medias, figure el nombre de ambos.

La organización de las finanzas de  cada persona en fundamental. Si eres de los que no se aclara, te puedes apoyar en tu app de Fintonic, que te ayuda a organizar todos tus gastos. De igual manera, cuando te casas, tus gastos y los de tu pareja deben estar controlados en todo momento. Es recomendable que os sentéis a tratar el tema tranquilamente, estudiéis los bienes que tenéis ambos o cada uno y decidáis de forma conjunta el paso a seguir.

¿Tienes cualquier consejo, curiosidad o pregunta que no hayamos comentado? ¡A qué esperas! Puedes ayudar a muchos usuarios que lean tu comentario en nuestro blog 🙂