Semana Santa: llévate al ahorro de viaje

Se acerca la Semana Santa, y como siempre, ¿a quién no le apetece hacer una escapadita y olvidar todos los problemas que le rodean del día a día? Porque te lo mereces, hemos creado este post “Especial Semana Santa”, para que puedas darte un pequeño respiro.

Pero antes de nada ¿puedes permitirte hacer un viaje, o el hacerlo te va a suponer telarañas en la cartera y jaquecas durante meses?

Lo perfecto sería tener ya el dinero ahorrado, gracias a ese gran esfuerzo económico que has llevado a cabo durante meses para poder ahora irte de viaje sin tener que apretarte luego el cinturón. Pero como esto no pasa en todos los hogares, es bueno tener un Plan B para saber si podemos permitírnoslo, y lo mejor que podemos hacer en estos casos es un “Plan de Presupuesto”, al que llamaremos “PrePlan Vacacional”.

Para hacer este “PrePlan”, sólo necesitamos seguir los siguientes pasos:

Saber de cuánto dinero dispones. Para ello has de tener en cuenta los gastos fijos que vas a tener que pagar sí o sí ese mes: luz, agua, hipoteca, alquiler, comida, tarjeta de crédito, etc…

No olvidar que siempre está bien dejar algo de dinero para imprevistos, la cantidad dependerá de lo que cada uno considere necesario, pero que al menos sea un 10% (mínimo) de tus ganancias.

Una vez que tienes todo esto, ver lo que te sobra y pensar si con eso puedes viajar. Si sólo te falta un pellizquito, pensar en coger algo más de la tarjeta de crédito, ¡pero sin pasarse! No olvides las comisiones, que todos sabemos lo fácil que es hacer “¡chiclín!” (peculiar sonido que escuchamos en nuestra cabeza cuando pasa la tarjeta por un datáfono).

Es muy importante controlar esto, ya que si te vas a endeudar hasta el verano pagando este viaje, está claro que no merece la pena, y que está por encima de tus posibilidades.

Si puedes viajar, ¡enhorabuena!, te lo has ganado. En cambio si no puedes hacerlo, tranquilo, no te deprimas, seguro que también te lo has ganado, pero tus razones tendrás para no poder. De todas formas, no eres el único, ya que según un estudio realizado por Nielsen Consumer Research, el 33% de los españoles aún no ha decidido si viajará o no, frente al 25% que sí lo hará (un 40% menos que el año pasado) pero reduciendo sus gastos hasta un 40% más que el año pasado.

El gasto medio por persona en viajes nacionales será de 152 € incluyendo alojamiento, comida y otros gastos. Incluso se prevé que el gasto medio por persona durante la Semana Santa en los destinos más solicitados, sea inferior a los 216€, saliendo Alicante sobre 187€ y Valencia a 178€. El gasto medio de viajes internacionales será un poco mayor, de 160€ por persona, aunque esto dependerá mucho del destino, ya que no es lo mismo disfrutar de un buen vino francés con vistas a la Torre Eiffeil, que de una New York Cheesecake en la 5ª avenida.

Tal vez ahora te estés replanteando el viajar ¿no? Por si aún tienes dudas, te vamos a dar unos consejillos para encontrar las mejores ofertas, y también algunos trucos para ahorrar.

TRANSPORTE

Avión

A la hora de comprar un billete de avión, debes tener muy claros los siguientes pasos:

Conocer las rutas aéreas y aerolíneas disponibles. Para ello Optifly.com te puede ser de gran ayuda.

¡No olvides mirar la oferta que tiene Iberia hasta el 24 de marzo! Miles de vuelos baratísimos, que pueden convertir tu Semana Santa en las vacaciones que tanto deseabas. Puede que estés leyendo esto a día 25, así que ¡adiós oferta de Iberia! En este caso lo que debes hacer es intentar comprar el billete con antelación, siempre es más barato, y más si no coincide en fin de semana. Aunque también hay vuelos de última hora, e incluso de último minuto, que son verdaderos chollos, ya que cuando no se llenan ni la mitad de los asientos de un vuelo, las compañías hacen ofertas realmente buenas (esto es más recomendable para aventureros a los que no les importe el destino claro).

Hay muchos buscadores de Internet donde comparar precios, sin embargo sale siempre más barato comprar el billete en la página web de la compañía aérea para no tener que pagar ningún tipo de comisiones, aunque existe un buscador llamado Skyscanner que te busca todas las combinaciones posibles, y la compra la realiza directamente desde la página de la aerolínea. Además es importante tener siempre en cuenta las aerolíneas de bajo coste, y recordar que hacer escala siempre es más barato.

Apuntarse a las Newsletters de las compañías, para que te envíen ofertas y promociones al email.

Leer detenidamente los términos y condiciones de cada compañía. No vaya a ser que por culpa de seguros y otras cosas, te salga el vuelo por un ojo de la cara.

Otros medios de transporte:

Tren

Suele ser un medio de trasporte barato, en el que se puede conocer a mucha gente interesante y contemplar la geografía y los paisajes de los lugares por los que vayas pasando. Una de las ofertas más llamativas es el Interrail.

Coche

Siguiendo nuestros consejos de ahorro en gasolina, y viajando a lugares no muy lejanos y en grupo, seguramente te ahorres más que en otros medios de transporte, sin tener que alquilar un coche en el sitio al que vayas, lo cual sale rentable siempre y cuando no te lleves el tuyo.

NOTA: También es importante que una vez llegues a tu destino, no olvides usar el transporte público de la ciudad, ya que siempre será más barato un autobús, metro o tren, que un taxi. Para ello es importante estudiar un poco las rutas de tu itinerario.


ALOJAMIENTO Y COMIDA


Hoteles

Al igual que con los vuelos, es bueno comparar ofertas en diferentes compradores como Kayak o Trivago, y si las ofertas incluyen comida y otras promociones, mucho mejor. También es importante saber si son habitaciones con cocina, así podrás ahorrar unos eurillos 😉

Si la oferta no incluye comida, también puedes mirar en webs como Eltenedor.com o Lestbonus, que te ofrecen descuentos de hasta el 50% en buenos restaurantes.

En hostelworld y hostelbookers puedes encontrar (y reservar online) hostels de todo el mundo, con reseñas y recomendaciones de quienes ya se alojaron ahí.

Apartamentos

Alquilar un apartamento siempre suele salir más barato, aunque es más difícil encontrar uno en buenas condiciones. Hay páginas como AIrBNB que te lo ponen muy fácil.

También puedes alquilar los apartamentos en Wimdu, para alojarte en casa de una persona de la localidad, o hacer intercambios en casas de personas o familias que te ofrecen un sofá donde dormir. Esto puedes verlo en webs como Couchsurfing .

Otras opciones

“¿Otra vez ir al pueblo?” Pues claro que sí, nunca está de más ver a los amigos y a la familia, reencontrarse con los montes, playas y bares de siempre, y recordar el significado de la palabra “relax”. Las visitas siempre son una buena opción.
Además, nunca está de más ahorrarse una pasta en hoteles 🙂

De todas formas, las visitas no tienen porque ser sólo al pueblo. También se puede ir a ver a la amiga de Cuenca que llevas años prometiendo visitar, o a la Francisca, esa tía de Teruel a la que no ves desde que la televisión se veía en blanco y negro, ¿no?

Entre el ahorro en hospedaje, y los consejos que os damos de transporte, pasarás un largo y barato fin de semana.

Otra opción es el camping, siempre y cuando te guste disfrutar de la naturaleza, y no tengas pánico a los mosquitos y a los animalillos del bosque.

En general, lo más importante ya está dicho, pero te doy unos pequeños truquillos básicos para que aún ahorres un poquito más si es posible:

Viajar sin parar en restaurantes. Hazte tu propia comida, que el bocata siempre es rico y alimenta.

Viaja en grupo, siempre hay más promociones para grupos, y en caso de ir en coche, es mucho más barata la gasolina entre 5 que entre 2.

Espero que esta Semana Santa la disfrutes cómo te merecéis, y no olvides mirar tu Fintonic al volver, para comprobar que has hecho un buen plan de viaje 😉

¿Que piensas?