¿Sabes cuál es la jornada de trabajo ideal?

jornada-laboral
Adivina: cuando estamos en nuestro puesto de trabajo no siempre estamos produciendo. Muchas veces, a pesar de estar sentados frente al ordenador, no estamos siendo todo lo resolutivos que debiéramos. El cansancio empieza a aparecer y, especialmente en las últimas horas del día, tardamos siglos en realizar tareas que a primera hora de la mañana hubiéramos realizado en minutos.Una jornada laboral y una vida persona bien estructuradas ayudarían a que esto no ocurriera. Pasar mucho tiempo en la oficina no significa que la empresa esté ganando más dinero contigo. De ahí que los horarios laborales sean fundamentales para organizar la jornada de tal manera que todos ganen. La empresa tendrá trabajadores más productivos que estarán menos agotados al no haber pasado el día anterior horas y horas en su puesto de trabajo.

Desgraciadamente, en España no se suelen cumplir los horarios y terminamos siendo más inefectivos e improductivos de lo que pensamos. Según el Foro Económico Mundial, de los 144 países que componen el ranking, España ocupa el puesto 100 en eficiencia laboral. Dentro de Europa, sólo Croacia, Italia y Grecia están por debajo de nosotros.

¿Por qué no somos productivos?

Existen diferentes factores o situaciones que afectan directamente a la productividad. En función de ellas, los trabajadores producen más o menos. Uno de los factores más determinante es el horario. ¿Cuál es el mejor horario para trabajar? Desde Fintonic te lo contamos:

Existen Comisiones que abogan por una jornada laboral intensiva y concentrada en la mañana para poder dedicar la tarde a asuntos personales. Uno de los defensores de este horario es José Díaz Canseco, delegado en Asturias de la comisión para la racionalización de horarios en España, y profesor de EAE Business School, quien asegura que el inicio de una jornada laboral debería estar entre las 7:00 y las 9:00 de manera flexible. Es decir, que en ese tramo horario cada trabajador debe comenzar según su conveniencia.

Según este mismo experto, la hora de salida debe estar entre las 16:30 y las 18:00 horas como máximo. Además, Díaz Canseco asegura que tan solo se debe tener 45 minutos como mucho para almorzar, otro de los puntos que no cumple España, ya que en las empresas de nuestro país se tiene entre 1 y 2 horas para la comida.

Todo ello hace que, según Workmeter, la media de trabajo en España se eleve a las 9 horas y 19 minutos. Esta cifra supone casi tres horas más de lo recomendado por el representante de la comisión para la racionalización de horarios. Y es que está demostrado que tan sólo podemos ser productivos durante 6 horas y media, por lo que el 30% del tiempo que se pasa en la oficina se dedica a actividades improductivas.

El responsable de Workmeter, Joan Pons, está de acuerdo con el delegado de la Comisión para la racionalización de horarios en España en la necesidad de concentrar la jornada laboral en la mañana. De hecho, muchas organizaciones establecen este horario durante el verano o los viernes, que es, curiosamente, el día más productivo de la semana.

Este hecho pone de manifiesto que una jornada intensiva es más productiva. Por su parte, el horario en el que más efectivos somos, según un estudio realizado por Workmeter, es entre las 12:00 y las 13:00 horas, ya que es un momento en el que se está activo y no se llevan tantas horas trabajadas como para que el cansancio influya.

En el mismo estudio se recoge que el mes más productivo es febrero, y el menos eficiente agosto. Por último, los expertos coinciden en la conveniencia de realizar pequeñas pausas a lo largo de la jornada, para despejar la mente y poder ganar en productividad.

En definitiva, es necesario generar una cultura favorable a una jornada que permita ser más productivos en el largo plazo. Del mismo modo que Fintonic busca la eficiencia en tus cuentas personales, las empresas deberían abogar por una serie de cambios que hicieran que sus empleados pudieran ser también más eficientes.

La decoración también influye en la productividad

Pero el horario no es el único factor que afecta a la productividad de una persona. El entorno de trabajo en el que desarrollemos nuestra actividad laboral es clave para ser más o menos productivo.

Las oficinas antes se separaban en despachos o zonas de trabajo más individuales, hasta que se pasó a lo que conocemos como cultura abierta, en la que todos los trabajadores están unidos, compartiendo sus funciones. Según los expertos, esta modalidad favorece la creatividad y productividad de los empleados, además de ahorrar espacio.

La empresa experta en diseño y equipamiento de espacios de trabajo, Ofita, asegura que la zona de trabajo debe tener un espacio de 14 metros cuadrados para cada empleado, incluyendo tanto las zonas comunes, como las salas de reuniones o el office. Sin embargo, los expertos de Ofita también aseguran que existen excepciones en algunos sectores de trabajo. Por ejemplo en los call center se trabaja mejor, y se es más productivo, con los espacios individuales más pequeños y las zonas comunes más espaciosas.

¿Que piensas?