S.O.S Me ha tocado la lotería

Con 560 millones de euros en premios, el sorteo del Niño pone punto y final a la Navidad. A partir de las 12:00 de mediodía, el día de Reyes, comienzan a girar los bombos y en tan sólo media hora comenzarán a “llever” los regalos más esperados.

Los premios más importantes de este certamen son un primer premio de dos millones de euros por serie (200.000 euros al décimo), un segundo de 750.000 euros (75.000 euros al décimo) y un tercero de 250.000 euros (25.000 euros al décimo). Durante la historia del sorteo la terminación más afortunada ha sido el 0, en donde ha caído el premio nada más y nada menos que ¡en 20 ocasiones!

La probabilidad de que nos toque una buen pellizco es de una entre 100.000; un 0,00001%. Lo habitual en más del 85% de los casos es que los jugadores ni siquiera recuperen lo apostado. Estas cifras las ha calculado un profesor de Matemática Aplicada de la Universidad CEU San Pablo, Miguel Córdoba Bueno.

Seamos optimistas: en un 5% de los casos habrá premio, más o menos jugoso, o al menos recuperaremos lo gastado en el décimo.

¿Qué podemos hacer con el ‘pellizco’? En Fintonic te damos unas cuantas ideas para que esa inyección de suerte no se convierta en un problema.

Champán, ostras y plantar al jefe… O no

Recibir una importante suma de dinero es siempre una buena noticia, pero también un desafío para nuestro sentido común.

Hay quienes hablan de una ‘maldición de la lotería’, encarnada por aquellos que acabaron declarándose en bancarrota tras ganar unos cuantos millones.

Una buena planificación financiera alejará esos ‘fantasmas’, y es ahí donde Fintonic puede ser tu brújula particular.

De acuerdo con la encuesta sobre lotería navideña que ha elaborado la consultora TNS, dedicada a la investigación de mercados, cuatro de cada 10 españoles dejarían de trabajar si les tocase un premio significativo en la lotería.

Antes de tomar una decisión como ésa, es importante tener claro si realmente tú y tu familia podréis vivir de ese premio dentro de cinco o diez años… Si la respuesta es no, deshazte de la dimisión que habías empezado a redactar.

Gastar, invertir, mejorar

Sabes que has ganado: tienes una cantidad con varios ceros y un millón de planes en la mente. ¿Por qué no los pones por escrito? Una vez realizada esa lista, analiza cuáles de esos gastos resultan más urgentes y necesarios y cuántos hay que podrían calificarse de ‘alegrías’, sin demasiado recorrido.

Seguro que en la lista han aparecido varios ‘lujos’ no reembolsables o incluso extravagantes. Los coches de altísima gama, el yate, la cirugía estética y las mascotas tropicales –por ejemplo– pueden esperar.

No se trata de que descartes esos caprichos de forma radical, pero quizá sea buena idea ocuparte primero de los gastos menos ‘glamourosos’. Habrá tiempo y, si te planificas bien, también podrá haber dinero para esos ‘regalos’ :)

En la lista de partidas a las que destinar el dinero ganado en la lotería, según TNS, aparecen en mayor medida el propósito de hacer un gran viaje (76%), comprar una casa (41%) y un coche nuevo (31%).

La encuesta también recoge que un 96% usaría las ganancias para ayudar a su familia. Tres cuartas partes manifiestan que guardarían el premio para un futuro y un 67,5% ‘taparía agujeros’. Ésta última es la mejor decisión.

Adiós a los ‘agujeros’

Un ingreso extraordinario es una oportunidad, de eso no cabe duda. El primer paso –después de haber brindado con tus allegados, claro– es ‘poner a cero’ todos nuestros pagos pendientes. Los plazos del coche, las letras del piso, los estudios de tu hija, la ortodoncia del pequeño,…

Una vez sufragados esos gastos, podemos pensar en qué invertir, y para quién.

Si te llevas el Gordo, asegúrate de rodearte de profesionales. No es mala idea contar con el consejo de un abogado, especialmente si has compartido el décimo con otras personas. Saber quiénes tienen acceso al premio y quiénes deciden sobre él te ayudará a planificarte mejor.

Los errores del ‘ganador por sorpresa’

La opción de mantenerse en el anonimato tras ganar un premio no es la más habitual, pero evita ciertos inconvenientes.

Es comprensible que una parte de ti quiera aparecer en los telediarios de toda España abrazando a tu lotero, pero ¿estás seguro de que quieres ser ‘el del Gordo’ el resto de tu vida?… Piénsalo.

Cuando percibes una gran cantidad de dinero, surgen advenedizos: amigos que no sabías que tenías, ‘socios’ con ideas arrebatadoras… Ahora que has diseñado una hoja de ruta, es bueno saber qué NO HACER tras ganar la lotería.

Aquí tienes algunos consejos:

– Antes de invertir en una empresa o negocio, asesórate. Sin prisa. Un asesor financiero podrá mantenerte ‘a salvo’ de aventuras empresariales suicidas.

– No te olvides de los impuestos. Los grandes premios ya no están exentos de pagarlos, como pasaba hace años. Todos los premios de más de 2.500 euros tienen una retención del 20%, todo para Hacienda.

– Has ganado en un juego de azar, pero no dejes que la fe en la suerte te arrastre. Muchos de los premiados que han experimentado dificultades lo han hecho por destinar demasiado a nuevos sorteos.

– No seas demasiado ‘espléndido’. Una generosidad mal entendida puede convertirse en el peor error. Déjate llevar por el criterio de tu ‘yo-antes-del-premio’ para decidir quiénes se merecen de verdad disfrutarlo contigo.

La mejor directriz para administrar un ingreso extra como el que te deseamos para los sorteos de Navidad es pensar dónde y cómo queremos estar económicamente dentro de unos años.

Con la herramienta gratuita de Fintonic conseguiremos no descuidar nuestro colchón financiero: te ayudaremos a escoger las mejores opciones de gasto sin renunciar a algunos de esos caprichos que puede hacer realidad la lotería.

¿Que piensas?