Haciendo caja con las redes sociales

imagen¿Quién no se ha explayado artísticamente alguna vez en sus estados de Facebook? ¿Quién no ha sentido un pequeño orgullo al ver cómo suben sus seguidores en Twitter? A lo mejor también tienes un blog en el que escribes, personal o profesional, o un canal de Youtube que cada vez tiene más visitas.

Todos tenemos uno o varios perfiles en el 2.0, pero hay quienes van mucho más allá de una mera presencia: de hecho, miles de personas como tú, que lees estas líneas, han hecho de las redes sociales e Internet su fuente de ingresos.

¿Cómo se pasa de celebrar en tu círculo íntimo pasar de 5 comentarios en la entrada de tu bitácora a ser un popular youtuber, con miles de seguidores? No podemos darte la fórmula mágica, ¡pero Fintonic se pone manos a la obra para explicarte cómo funciona el proceso!

Algunos números interesantes

El primer blog apareció hace algo más de 17 años, en un lejano mes de abril de 1997, de la mano de Dave Winer: su nombre, Scripting news. Hablaba de tecnología, política, etc., aunque con menos herramientas de diseño, fotos o vídeos que hoy en día. En otras palabras: esto de la blogosfera no es ni mucho menos nuevo. Lo que sucede es que muchos se han dado cuenta en los últimos años de que se puede sacar dinero de ello.

Vamos a darte algunas cifras sobre el potencial de negocio y de impacto de las diferentes plataformas on line… Aunque a los gestores de las redes sociales y plataformas más importantes no les gusta NADA dar cifras sobre sus usuarios reales, ya que si profundizan en el por qué de esos números más allá del titular pueden desvelar demasiada información.

Las cifras más fiables apuntan a que en el mundo hay 200 millones de blogs que realmente se actualizan con cierta frecuencia –hay muchos millones que languidecen sin contenidos, como en un cementerio 2.0– y cada 24 horas se crean 120.000 blogs nuevos; unos 5.000 a la hora.

Hay muchas empresas dedicadas a medir este tipo de datos, como ComScore, cuyos resultados de 2013 para España pueden consultarse aquí.

En este estudio de 2013 del IAB –organismo centrado en la publicidad en medios digitales– encontramos más datos interesantes sobre cómo se relacionan los españoles con las redes sociales: resulta que somos bastante infieles.

Uno de cada dos han abandonado o reducido el consumo para ‘transferir’ el tiempo que antes dedicaban a esas redes a otras actividades on line… ¿Cuáles son nuestras favoritas? Especialmente Youtube e Instagram, dos plataformas en continuo crecimiento que seguro que echabas de menos que mencionásemos :)

Youtube wants you

¿Qué tiene que tener tu canal de Youtube para que la compañía se fije en ti? Piensa que más de 1.000 millones de usuarios únicos visitan la plataforma cada mes, y allí visualizan más de 6.000 millones de horas de vídeo. Sólo te ‘verán’ si tu tráfico y tus suscriptores tienen unos cuantos dígitos.

Por otro lado, desde 2007 existe el programa de partnersaquí tienes la información– que hoy en día tiene más de un millón de creadores en 30 países. Todos ellos obtienen ingresos con sus vídeos, previo acuerdo con la compañía, pero serás tú (o tu empresa) quienes deberán llamar a la puerta del gigante de los vídeos en Internet.

Existe un estudio sobre los youtubers españoles, encargado a la compañía TNS, que nos da algunas claves sobre el perfil de los usuarios que más éxito tienen en esta plataforma:

El usuario medio de Youtube en España tiene entre 25 y 49 años, es de clase media y permeable a la publicidad.

El youtuber está más conectado con el mundo on lineque el usuario-tipo de otras redes y es más activo en el mundo real.

El creador de un canal es líder de opinión e influye en las decisiones de compra de su entorno; además, compra más on line que el resto de su entorno.

No se cierra en banda a ver publicidad insertada en su página o en los vídeos que ve.

¿Qué hay de la publicidad convencional? En Youtube tienen acuerdos con un millón de anunciantes que utilizan plataformas de anuncios de Google, la mayoría de los cuales son pequeñas empresas, y un mercado con 5.000 multinacionales que usan la plataforma para llegar a millones de personas.

Ya habrás inferido de estos números que es difícil que recibas una llamada de Youtube, que piensa más en las grandes compañías, pero lo que no es descabellado es que una u otra marca sí te intente echar el lazo si tu canal tiene un éxito razonable.

¿Qué buscan las marcas? Especialmente, que tengas suficientes seguidores –unos miles al menos– y que conectes con el público al que necesitan llegar. Quieren originalidad, que actualices contenidos cada poco tiempo y que interactúes mucho con tu comunidad.

Quién paga y a quién

Vayamos a los números: ¿cuánto puede estar ganado esa experta en moda a la que sigues en Twitter o ese chico que hace esos vídeos tan graciosos cada semana?

De 1.000 a 6.000 euros por un vídeo ad hoc, pagado por la marca sobre la que hablan. Son tarifas aproximadas, que normalmente se negocian con cada youtuber, y que también pueden traducirse en términos no monetarios: un vestido que todavía no está en tiendas, un smartphone que usarán antes que nadie, un viaje,…

Sea como sea, si eres de los afortunados que empieza una relación laboral de este tipo, ¡no te vuelvas loco con el control de pagos de tus vídeos, posts o tuits! Sigue esa línea pro que te caracteriza y empieza a usar Fintonic

¿Qué te dicen los nicks como elrubiusOMG, Willyrex, Loulogio, JPelirrojo, Isasaweis, XandraGarsem o YellowMellowMG?… Son algunos de los youtubers españoles con mayor número de suscriptores y visualizaciones. Todos son nacidos en los años 80 o 90 y hacen humor, parodias, versiones de canciones o dan consejos de moda o maquillaje; también tienen en común el interés que despiertan en las marcas.

Esta tendencia –aquí hay una ironía semántica– se da sobre todo en el mundo de la moda, uno de los primeros sectores en ver el potencial de estos líderes de opinión 2.0. Hay decenas de miles de bloggers que escriben sobre moda, suben sus fotos y comentan colecciones, con menor o mayor notoriedad; algunos con profesión y trayectoria reconocida y otras que han nacido de la serendipia.

Para que te hagas una idea, un tuit sobre determinado diseño puede pagarse por 500 o 1.500 euros, dependiendo del número de seguidores y la efectividad de esos 140 caracteres. El/la blogger se convierte en una marca per se y entra en el juego de la publicidad, encubierta o no, y cobran por pasearse por photocalls, asistir a presentaciones, y hasta por viajar a otros países.

Quizá Youtube, Twitter, etc. no hagan millonarios a todos estos vloggers (apócope de vídeo-blogger) /bloggers/tuitstars, pero sí pueden sacar partido de su canal o su perfil más allá de la propia exhibición de sus comentarios y fotos.

Puede que sea a través del patrocinio, con un anuncio acordado justo antes de cada nueva pieza, a través del product-placement o comentando su experiencia de usuario, lo más habitual: en otras palabras, usan un producto X y aconsejan sobre él a sus seguidores. Los ingresos pueden ser, sin mucho esfuerzo, de 2.000 euros al mes en algunos casos.

Si has decidido ser el protagonista de tu propia comunidad, has de saber que tendrás que dominar tu economía personal con la misma fluidez que tu contenido. Al igual que un freelance, cuando comienzas a percibir ingresos de manera esporádica necesitas tener un control exhaustivo de lo que ingresas y de lo que te estás gastando. Más aún cuando tus gastos son una ‘inversión’ en tus canales (una cámara nueva, una plantilla para el blog…). Para tu tranquilidad y completa dedicación a lo que realmente te encanta, usa Fintonic, para que se encargue de organizar tus entradas y salidas de dinero en categorías (ingreso de tal o cual, gasto en viajes, gasolina, restaurantes…) y te avise con alertas de tooodo lo que pase en tus economía: cobro de comisiones, descubiertos, recibos que te cobran dos veces… ¡Y también de las cosas buenas! Ingresos a tu cuenta, cobros de la nómina… :)

Hay bloggers que ya se han apuntado a la moda APP para tener a punto su salud económica: como esta runner, YoNoCorroVuelo, y que recogió en su blog sus impresiones sobre esta herramienta financiera. ¡Seguro que encuentras más ejemplos! A lo mejor leemos pronto un post sobre Fintonic firmado por ti… ¡Nos encantaría!

¿Que piensas?