¡Rebajas! ¡Ahorra y compra con cabeza!

Rebajas

¡Ya están aquí! Ya han llegado las rebajas a todas las tiendas españolas. Desde ahora y hasta finales de febrero (o más bien hasta que se vayan acabando las tallas y modelos) podemos comprar ropa, calzado, cosmética o complementos con descuentos realmente interesantes.

Tras una época de fiestas, vacaciones y atracones de comida, hay que volver a la rutina, mejorar los hábitos, pero lo que verdaderamente caracteriza al final de la Navidad es el inicio de las rebajas, un consuelo para los auténticos fans de las compras.

Pero, pensemos con la cabeza, y no con el corazón, tenemos por delante la cuesta de enero y no queremos hacerla más dura. Por ello, desde Fintonic os sugerimos establecer un presupuesto con el fin de fijar una cantidad para gastar en rebajas. En este sentido, la app de Fintonic te ayudará a ver cuánto dinero has gastado esta Navidad y de cuánto dinero dispones. Una vez tengas claro ese presupuesto, es interesante hacer una lista de las cosas que realmente necesitas o quieras. ¿Unas botas? ¿Vaqueros? ¿Un abrigo? El precio varía entre ellas y por tanto, también influye en el presupuesto. En el año 2015, los españoles se gastaron una media de 81€ durante las rebajas de enero y de 94€ en las de julio.
Gasto medio mensual en ropa 2015       Estudio Fintonic 2015 “El consumo de moda en España”

Teniendo en cuenta que sólo debes comprar lo que necesites, desde Fintonic queremos facilitarte las claves para realizar una compra inteligente. Aquí van las pautas de Fintonic para conseguir artículos buenos, bonitos y baratos:

Compara precios en los básicos. Cuando lo que vas a comprar es una prenda básica, como unos vaqueros, o una camiseta lisa negra, debes comparar precios y rebajas en diferentes tiendas. Este tipo de artículos los ofrecen en diferentes tiendas y a diversos precios, por lo que recomendamos hacer una pequeña comparativa. Te sorprenderás de las diferencias más de lo que piensas.

Utiliza las versiones online. La época de rebajas está disponible en las tiendas físicas y en las tiendas online. Esta última, suele tener más tallas y más modelos, además de que te evitas las colas y puedes devolverlo en el caso de que no te valga. Pero eso no es todo. Muchas de ellas ofrecen descuentos y ofertas en exclusiva para eliminar stock, por estrategia de fidelización de clientes o para ganar nuevos. Por ello, es una opción muy recomendable visitar las webs de las tiendas en busca de ofertas adicionales.

El truco de Amazon. Si quieres comprar algo por Amazon, un truco que puedes hacer para que te salga más barato es seleccionar el artículo y llevarlo al carrito de la compra e introducir tus datos personales y de correo electrónico, pero no finalizar con los datos de pago. Dejarlo ahí y seguir navegando por la web, y, finalmente cerrar página. Al día siguiente puede que encuentres en tu correo electrónico una oferta especial de este artículo para que lo adquieras en ese momento. Es una estrategia de Amazon para incitar a la compra, que puedes llevar a tu terreno, y utilizarla como estrategia para comprar más barato.

No compres con tarjeta de crédito. Al no descontarte lo gastado de forma inmediata en el extracto de tu cuenta, siempre se tiende a comprar más. Por eso, en Fintonic os sugerimos ir a las rebajas o con el dinero en efectivo o pagar a débito y controlar la cuenta desde la app de Fintonic en el móvil.

Espera a las segundas rebajas. Si lo que buscas son caprichos, algo que complemente tu armario, pero nada en concreto, lo mejor es esperar unas semanas. Las tiendas realizan una segunda tanda de rebajas en la que los descuentos son mucho más altos y merecen mucho la pena. Es el momento ideal para adquirir gangas, si no tienes un objetivo concreto.

Guarda los tickets. Si, por ejemplo, encuentras en segundas rebajas un artículo mejor y más barato que el que habías comprado los primeros días, podrás cambiarlo si no tiras el ticket. Así, te asegurarás en un primer momento la compra, pero si encuentras algo mejor y/o más barato, lo conseguirás.

Ve a comprar a una hora laboral. El primer día de rebajas por la tarde es el momento con más gente, por lo que el agobio y las prisas te harán decidir más rápido y comprar sin cabeza. Si vas a un día por la mañana tranquilamente, habrá mucha menos gente y podrás comprar más tranquila, con menos colas, menos agobio y pudiendo parar 2 minutos a pensar: ¿realmente lo necesito?, ¿prefiero una blusa o una camiseta? Reducirás el número de compras compulsivas, que son las que más encarecen el coste final de las rebajas.

Puede que estés pensando, ¿pedirme un día en el trabajo para ir a las rebajas? Nuestra respuesta es clara: ¿por qué no?

Piensa que vas a conseguir las mejores gangas sin perder tiempo, puesto que las colas serán menores, de manera que compensarás el día de vacaciones habiéndolo aprovechado en algo que te apetece hacer, o que necesitas, accediendo a los mejores productos y a los mejores precios, y sin alguien que te lo esté quitando de las manos desde el otro extremo. ¿Se puede pedir más?

¿Que piensas?