Nadie necesita más unas vacaciones que el que acaba de tenerlas. Y sobre todo si esas vacaciones implican el saber qué hacer con tus hijos durante más de dos meses. El verano ya ha llegado y con él las vacaciones de verano de los colegios, lo que supone a más de un padre un problema a la hora de compaginarlo con el trabajo. Estos más de dos meses de vacaciones provocan que muchas familias tengan que buscar miles de alternativas cada año. En Fintonic, queremos ayudaros a todos los que os encontráis en esta situación y hoy os damos unas cuantas alternativas que os resultarán bastante atractivas y económicas.

Normalmente, los planes que se plantean los padres en estas circunstancias dependen mucho de la edad de los hijos. Cuando los hijos son muy pequeños, suelen optar por seguir la misma rutina que el resto del año, dado que las guardarías siguen abiertas y los horarios laborales son los mismos. Además, los padres tienen más reparo a la hora de permitir que alguien más cuide de sus hijos mientras ellos tienen que trabajar. En este caso, la alternativa más popular es dejar a los pequeños con algún familiar o alguien muy cercano en quien tenga una gran confianza.

 

Los abuelos

Los abuelos suelen ser los primeros en acudir al rescate de los padres en momentos como los que acabamos de nombrar. Y es que no solo es una situación que aporta confianza a los padres al dejarlos a su cargo, sino que también supone un beneficio para los abuelos que normalmente están encantados de contar con la compañía de sus nietos y pasar el día con ellos.

Está claro que al ser la opción “low cost” por excelencia, sigue siendo a la que más recurren los padres año tras año. Y si además viven en otra ciudad, los niños tendrán la suerte de pasar las vacaciones fuera de la ciudad o en el pueblo, probablemente rodeados de amigos de la misma edad lo que hará que tu hijo descanse y se lo pase mejor que en casa.

Escuelas infantiles

No se trata de la idea más original pero desde luego, sí que resulta bastante cómoda. Cada vez nos encontramos con más escuelas y centros que ofrecen un servicio de cuidado durante los meses de verano. En estos centros, los niños suelen desempeñar tareas didácticas y juegos junto otros niños de edades similares. Para asegurarse de que nuestro hijo se va a encontrar en un ambiente adecuado, es recomendable visitar previamente la escuela y así veremos si se trata de un entorno adecuado a las necesidades de nuestro hijo o no.

Si no sabéis qué escuela infantil escoger, siempre podéis investigar las que haya por vuestro barrio o ciudad y mirar las críticas y opiniones en Internet siempre que queráis más información.

 

El clásico: los campamentos

Un campamento de verano cuesta entre 200 y 600 euros, dependiendo de las instalaciones y la duración del mismo. Está claro que los campamentos que duren una quincena, tendrán un precio superior a los que duran una semana.

Las ventajas de mandar a tus hijos a un campamento no se hallan solo en el hecho de que van a tener supervisión constante o que están rodeados de niños de su edad, lo cual siempre es una seguridad para los padres, sino que además estarán en constante contacto con la naturaleza y la experiencia fomentará también la independencia del niño.

Ahora bien, ¿qué campamento escogemos? Muchas veces nos decantamos por opciones que nuestros conocidos, amigos y familiares nos han recomendado, pero no es la única forma de encontrar campamentos asequibles y con un buen programa de entretenimiento. También podemos recurrir a buscadores de campamentos online con lo que además podremos contactar personalmente para ver las instalaciones. Además, debes saber es que hay campamentos para todos los gustos, es decir, los hay según la actividad: musicales, deportivos, de idiomas,… o según localización: campamentos de montaña, de playa, rurales, en el extranjero… etc.

Es importante también tener en cuenta que no es un recurso que se deba explotar. Lo relevante de este periodo para los niños es que rompan con la rutina diaria de acudir al colegio y centren su atención en actividades algo más recreativas, aunque siempre sin caer en la mala costumbre de estar todo el día frente al televisor o jugando a videojuegos.

 

Campamentos de día

Sin embargo, también es posible que muchos padres no se fíen del todo de dejar a sus hijos en un campamento ya bien por la duración de la separación o la autonomía propia del niño. Si eres de estos, los campamentos de día son tu solución. La variedad y el número de estos campamentos se han ido incrementando en los últimos años debido a su efectividad y popularidad.

Se trata de asociaciones o empresas que hacen actividades de duración diaria específicas para niños en la temporada de verano. Dentro te puedes encontrar una larga lista de tipos: desde cursos de piscina, actividades deportivas, excursiones a ciudades o la naturaleza. Uno de ellos que se ha puesto muy de moda últimamente son los que están especializados en el aprendizaje de idiomas. Una forma muy didáctica de mejorar el inglés o el francés que además resulta beneficioso para todos.

Sea cual sea la opción por la que te decantes, lo más recomendable es que primero establezcas un presupuesto con la app de Fintonic, así podrás organizar todos tus gastos en verano, hacer una estimación del dinero que te puedes a gastar en vacaciones y escoger la opción que más se adapte a ti.

¿Tienes cualquier consejo, curiosidad o pregunta que no hayamos comentado? ¡A qué esperas! Puedes ayudar a muchos usuarios que lean tu comentario en nuestro blog 🙂