¿Qué es la reunificación de la deuda y para qué se utiliza?

reunificacion-deudaTodos tenemos varios gastos a los que hacer frente. Que levante la mano quien no tenga que afrontar mensualmente algunos de los siguientes gastos: alquiler, hipoteca, luz, gas, agua, letras del coche o de cualquier otro vehículo, etc. Estos gastos suman una importante cantidad de dinero, y en muchas ocasiones no son más que préstamos, aunque se le denominen de diversa manera. Por ejemplo, la letra del coche o la hipoteca son préstamos que nos conceden determinadas entidades financieras, para comprar un vehículo o una casa. Pues bien, la reunificación de deuda consiste en unir los préstamos que tenemos con diversas entidades en uno sólo, de manera que las cuotas de intereses disminuyen notablemente, produciéndose un importante ahorro con esta opción.

Por ejemplo, cuando una familia tiene una hipoteca de 800 euros que pagar todos los meses, pero a eso se le suman los gastos de las tarjetas de crédito, la letra del coche, préstamos personales, etc., generamos una deuda importante con diferentes bancos. La reunificación de deuda consiste en negociar con la entidad bancaria para que todas las deudas se engloben en una sola (entidad y deuda), de manera que la cuota mensual sea menor. La gran ventaja para los clientes es que, además de pagar menos cada mes, el interés es menor y el plazo de amortización mucho mayor. Todo ello permite que la persona que ha realizado una reunificación de deuda cuente con más liquidez a final de mes, no se sienta tan agobiado y pueda consumir más, por lo que beneficia a la economía general. Sin embargo, según HelpMyCash.com, también tiene algún inconveniente, y es que se trata de un proceso con coste. Para reunificar una deuda se pagan honorarios, comisiones e impuestos, que también deben ser tenidos en cuenta para evaluar el coste total de la operación.

Ventajas y desventajas de una reunificación de deuda

Pongamos un ejemplo práctico. Imagina que hoy por hoy tienes una deuda con el banco de 93.500 euros entre todos los gastos, y pagaras una cuota mensual de 934 euros. Para poder reunificar tu deuda y rebajar la cuota mensual, deberá atender una serie de gastos:

La comisión por la cancelación de hipoteca, que, aunque depende de la entidad, suele ser del 0,5% los cinco primeros años, y el 0,25% después. Con los datos proporcionados anteriormente, esto supondría unos 160 euros.

  • Gastos de notaría, gestoría, registro de la propiedad, etc. en este punto se van unos 740 euros.
  • Comisión del intermediario financiero, el que nos realiza la operación. Suele ser el 3%, es decir, unos 3.000 euros.
  • Comisión de apertura por la nueva hipoteca, que está en torno al 2%, o sea, otros 2.000 euros.
  • Comisión, esta vez por la apertura, de notaría, gestoría, tasación, etc. 1.000 euros.
  • El impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD) sería unos 1.000 euros.

Con todas estas cuentas, al final la operación ha costado en torno a los 8.000 euros. Si a esto le sumamos la deuda que teníamos de 93.500 euros, al final la aumentaremos  a más de 100.000 euros. Lo que se habrá conseguido con esta reunificación es un plazo de amortización de la hipoteca de 35 años y un interés del 4%. Esto tiene sus partes positivas y negativas. Por un lado, se habrá incrementado la deuda y se pagará durante más tiempo. Pero, por otro lado, tendremos una cuota mensual reducida a la mitad, en torno a 449 euros, por lo que contaremos con más liquidez y la vida mes a mes será más sencilla.

Como siempre os recomendamos en Fintonic, los temas financieros hay que tenerlos claros, y establecer siempre presupuestos de nuestros gastos en función de los ingresos. Para firmar una reunificación de deuda debemos asegurarnos primero de que se pueda amortizar capital, para que al finalizar el plazo hayamos liquidad la deuda.

Requisitos y documentación para la reunificación de deuda

Las personas que estén interesadas en realizar una reunificación de deuda deberán cumplir con un requisito imprescindible: que uno de los gastos sea una hipoteca. Por tanto, aquellos que vivan de alquiler, no podrán realizar esta operación. Para solicitarla, se exige una serie de documentación: el DNI, las escrituras del inmueble, el contrato de trabajo, la nómina, la última declaración de la renta, tasación de la vivienda, últimos recibos de los créditos que se tengan y, en caso de embargos, las cartas de los abogados o autos judiciales. Lo que significa que una reunificación de deuda está abierta a clientes con problemas de impagos o incluidos en listas de morosos.

En cualquier caso, y para realizar el cálculo inicial de los gastos, es muy útil apoyarte en la aplicación de Fintonic. Aquí encontrarás un desglose de lo que inviertes en cada partida, así como el coste de financiación que tienes para pagar la casa, el coche o cualquier otro gasto bajo préstamos. A partir de aquí, podrás tomar las decisiones sobre la reunificación de deuda con mayor fundamento, ya que te estarás basando en datos reales que te ayudarán a medir si a tu economía le compensa o no la operación.

¿Que piensas?