Psicología del tacaño: ¡descubre si llevas uno dentro!

El 44% de los españoles no dispone de un fondo de emergencia con capacidad suficiente como para afrontar los gastos habituales de más de tres meses, según la Encuesta Internacional de Hábitos Financieros de ING, que desvela además que el 39% de los españoles no ahorra nada, y que el 46% sólo lo hace de forma ocasional.

Sin embargo, a pesar de estas cifras, la encuesta revela que un significativo  15% destina cantidades adicionales a sus ahorros de forma regular… ¿Cómo es este 15%?

Los  perfiles del “ahorroadicto”

Según un estudio realizado por George Loewenstein, profesor de económicas y psicología en la universidad de Carnegie Mellon, Pittsburgh,  independientemente de lo costoso que puede resultar ahorrar dinero, hay personas a las que le resulta doloroso gastarlo, incluso en las necesidades más básicas y necesarias.

Según el estudio de G. Loewenstein, hay 4 perfiles de ahorradores extremos muy bien diferenciados por sus características y motivaciones a la hora de ahorrar dinero, aunque nosotros hemos descubierto un quinto perfil… ¡Atentos!

El tacaño
Filosofía financiera: “Me duele gastar el dinero.”

Este grupo de ahorradores pertenecen al grupo de personas que sienten “dolor” o “disgusto” ante la idea de gastar dinero. La sola idea de socializarse, por ejemplo, le atemoriza completamente por el hecho de gastar dinero, y deja de asistir a eventos de amigos como puede ser una cena por miedo a gastar un solo euro o lo que es peor ¡Llegan cenados de casa!

Estas personas son tan adictas a ahorrar dinero que hasta comprar artículos de primera necesidad puede convertirse en todo un problema.

¿Qué hacer? Lo recomendable es tener dos cuentas: una cuenta exclusiva para el ahorro, y sentirse a gusto con la misión cumplida, y  la otra destinada a cubrir, como mínimo, artículos de primera necesidad, como productos de higiene personal, alimentos, etc…Las cuentas pueden estar en bancos diferentes,  una alta rentabilidad se busca en la cuenta de ahorro, no se va a disponer el dinero pues es un objetivo de largo plazo… Hay que investigar los fondos de inversión que por su fiscalidad pueden ser más interesantes que dejarlo en una cuenta remunerada.

El control desde cualquier sitio y en cualquier momento para sentirse tranquilo es algo más que necesario… ¡Lo necesitan! Ahora, gracias a la nueva aplicación móvil de Fintonic, con sólo dos tabs, cualquier ahorrador podrá tener un control absoluto de todas sus finanzas

El Austero
Filosofía financiera: “Ahorrar dinero me trae alegría.”

Los Ahorradores que se consideran a sí mismos austeros, al contrario que los tacaños, se recrean en el acto de ahorrar dinero, es decir, su alegría no está ligada a los bienes materiales, sino a la sensación  de estabilidad que les da ahorrar el máximo dinero, sin la necesidad de depender de conductas consumistas.

Las pertenecientes a este grupo desarrollan aversión a consumir y en fechas concretas, como por ejemplo cumpleaños o navidad, los integrantes de este grupo se revelan contra el consumismo, y se frustran al tener que comprar regalos de mala gana…

¿Qué hacer? Un buen consejo para sobrellevar fechas como la navidad, etc, es acordar con la familia y amigos hacerse un “regalo con valor sentimental” para que el materialismo quede en segundo plano. Recopilar las mejores fotos familiares, es una labor tediosa que todo el mundo agradece, así que hacer un álbum puede ser una buena idea para comenzar 😉

Los acaparadores de alimentos
Filosofía financiera: “Cuanto más compre, más puedo ahorrar.”

Con el aumento de precios de los alimentos, es cierto que es recomendable recurrir a las ofertas de 2×1, pero ¡cuidadín con las grandes superficies de compra al por mayor! no siempre sale más barato el producto, y además puede que caduquen antes de que la familia pueda consumirlos.

Esta manera de comprar es adictiva y  a veces cuesta reconocer dichas adicciones. Hay muchos síntomas, aunque nosotros sólo vamos a mencionar dos de los más reveladores:

El consumo excesivo. Sin duda, esos cereales de chocolate están riquísimos, pero estar obligado a comerlos un día sí y otro también, en desayuno, comida y cena antes que caduquen sólo por amortizar el gasto del enorme paquete, no es una buena idea.
El espacio de almacenamiento. Una vez que los alimentos (sobre todo los enlatados) no cogen en la despensa y comienzan a invadir el espacio vital, es que hay un problema.

¿Qué hacer? Además de todo lo que comentábamos en el artículo de compras en el supermercado, compara el precio por Kg. Normalmente, cuando se trata de productos no perecederos como detergentes, pastas o arroces, suele salir bien de precio, pero en el caso contrario, es recomendable los formatos más pequeños para que se aproveche todo con salud.
Además, ¡ahorrarás dinero casi por inercia!

Los gruponeros extremos.
Filosofía financiera: “Como me gusta hacer más con menos.”

El mundo de los cupones descuento ha sido todo un fenómeno que ha revolucionado el consumo en los últimos años, y ha provocado la aparición de otro tipo de adictos al ahorro: los “cuponeros extremos”, que los metemos en el mismo saco que los “adictos a las tiendas de ofertas” ya sean físicas o incluso a las de Tv, Radio ….

Los Cuponeros Extremos experimentan dilemas similares a los acaparadores de alimentos, en los que algunos justifican una compra sólo porque el artículo está de promoción o con alguna tasa de descuento. ¡Acumulan y acumulan cosas!

¿Qué hacer? Asegúrate de que lo que estás comprando lo necesitas y vas a sacar provecho de ello. Si tienes dudas, te recomiendo aplazar la compra un par de días, y te garantizo que la mayoría de las veces no comprarás nada porque, pasada la emoción, es cuando uno puede valorar si lo que está comprando lo necesita realmente o no…

Soy ahorrador sin prescindir de mis caprichos
Filosofía financiera: “Ahorro para mi futuro, el de los míos y para mimarme de vez en cuando”.

Para los que no os incluyáis en los perfiles anteriores, sino todo lo contrario, que pensáis que ahorráis de forma tranquila y sana, no obsesiva  seguramente estéis incluidos en esta última categoría “Soy ahorrador sin prescindir de mis caprichos”: Este perfil de ahorrador evita gastos superfluos, saben en qué se les va el dinero y son organizados, no dejan que los gastos se coman sus ahorros… eso sí sin dejar de darse caprichitos.

Anímate y alégrate por ser ahorrador,  eso sí ¡con ayuda! Salva tus ahorros con Fintonic, la app gratuita que organiza tus gastos.

Si no eres ahorrador, sino más bien derrochador,  ahorrar puede convertirse en algo divertido, sin dejar de hacer lo que más te gusta, siendo organizados vamos a ser algo más felices. Usa la app de Fintonic  para que te ayude a llevar ese control de tus finanzas y economía doméstica que tanto necesitas. Te garantizo que con sus alertas y recomendaciones conseguirás ahorrar sin apenas esfuerzo, ¡y mucho más de lo necesario!, pero también sacarás dinero para ti, para disfrutarlo en lo que maaaaaas te plazca 🙂

Descarga Fintonic