Preguntas que la gente no se atreve a hacer sobre finanzas personales

Ahorrar puede parecer algo simple: apartar cada mes un poco de dinero y mantener tus manos alejadas de él, ¿verdad? Pero no es tan fácil cuando uno tiene que pagar facturas, préstamos…

Ahorrar es más fácil cuando tienes claro qué hacer y cómo hacerlo, pero solemos ocultar nuestras dudas financieras por temor a quedar mal o meter la pata, entorpeciendo la recuperación de la salud de nuestras cuentas.

Por ese motivo, en FIntonic.com nos hemos puesto manos a la obra y hemos recopilado para ti las 7 preguntas más comunes que la gente no se atreve a formular:

1 . Exactamente, ¿Para qué debería estar ahorrando?

Aunque hay muchas opiniones al respecto, numerosos expertos recomiendan separar el ahorro en tres categorías fundamentales: el fondo de emergencia, la jubilación y las metas o retos.

Un fondo de emergencia te ayudará a manejar situaciones inesperadas, como la avería del coche, un despido, etc, sin necesidad de endeudarte. La cantidad de dinero que debes tener en tu fondo de emergencia varía según tu situación personal y laboral, pero normalmente ha de ser capaz de cubrir al menos 6 meses de gastos, ¡y recuerda! Se usa sólo en caso de emergencias.

La jubilación puede parecer algo lejano, pero cuanto antes empieces a prepararla, menor esfuerzo será el que tengas que hacer mañana. Para tener una estimación de cuánto dinero necesitarás para jubilarte, usa la app Calculadora de jubilación; se trata de una app del Instituto Aviva de Ahorro y Pensiones que ofrece una estimación de lo que se percibirá llegado el momento de la jubilación, y está actualizada según los últimos cambios en el IRPF y la reforma de las pensiones. Además, podrás analizar planes privados para complementar la prestación pública. Puedes descargarla desde Google Play o desde la App Store.

Las metas o los retos dependen de ti. Asegurarte de que sean cosas tangibles, alcanzables, para incentivar tus esfuerzos y hacer del ahorro algo divertido que merezca la pena: un viaje a Nueva York, reformar la casa, esos zapatos que taaanto te gustan….

2. ¿Qué parte de mi sueldo debería estar ahorrando cada mes?

Al principio lo importante es coger el hábito de ahorrar. Con el tiempo, ve ajustando esa cantidad a tus posibilidades, teniendo en cuanta tus gastos recurrentes mensuales. Puede que te cueste un poco saber exactamente cuales es la cuantía de todos tus gastos habituales para calcular lo que te sobra, usa Fintonic tanto en su versión app o web para ver en cuestión de segundos todos los gastos de todos tus bancos en un mismo sitio y organizado por categorías (gasolina, electricidad, internet…), ¡No se te escapará ni un céntimo!

Unos expertos coinciden en que un porcentaje equilibrado sería destinar el 20% de los ingresos mensuales al ahorro, y el otro 80% a cubrir las necesidades financieras. Otros van más allá y segmentan los ingresos en tres porcentajes según su cometido: 50, 20 y 30%

El 50% del salario debería destinarse a los gastos de la vivienda, alimentación y transporte.

El 20% se destinaría al ahorro.

El 30% se usaría para uno mismo: ¡para diversión! Porque no sólo de pan vive el hombre…

3. Pero, ¿cómo puedo ahorrar si acabo el mes sin un euro?

Ser consciente de las entradas y salidas de dinero (en especial a éstas últimas) te ayudará a hacer mejores elecciones de gasto ahorrando incluso sin tener que prescindir de esos caprichos que dan sabor a esta vida. Con la ayuda de Fintonic.com podrás ver de un vistazo qué es lo que ocurre con todas tus cuentas sin tener que andar cuadrando facturas ni tickets engorrosos. Puede que te lleves más de una sorpresa, sobre todo al descubrir que no gastas tanto en restaurantes y que hay una fuga en la partida de gasolina, o descubres que es hora de cambiar de compañía telefónica…  Gastar de una forma inteligente te ayudará a potenciar tu capacidad de ahorro ¡Garantizado!

4. Estoy pagando un préstamo ¿Cómo debo equilibrar el ahorro con el pago de la deuda?

Cómo destinar tus ganancias entre el ahorro y el pago de tus deudas depende de ti, aunque es muy importante llevar ambas partidas al día, incluso si eso significa ahorrar una cantidad mínima cada mes… De esta manera, llevarás tus deudas al día y si te encuentra con un gasto inesperado, tendrás dinero en el banco para protegerte de nuevos endeudamientos.

5. ¿Por qué no es conveniente guardar mis ahorros en la cuenta corriente con el resto de mi dinero?

Puede parecer más sencillo tener todo tu dinero en la misma cuenta corriente y usarla siempre que lo necesites.

En la cuenta corriente deberías tener sólo el dinero que vas a utilizar día a día. Mantener tus ahorros en otra cuenta te ayudará a gestionarte mejor y, sobre todo, a evitar tentaciones… Lo ideal es que esa cuenta de ahorro sea completamente online para evitar comisiones y que te permita crear sub cuentas de ahorro para diferenciar tu fondo de emergencia de, por ejemplo, tus metas de ahorro. De este modo, serás consciente de cuánto dinero tienes para cada meta evitando difusas contabilidades mentales :)

6. ¿Dónde depositar lo ahorrado?

Existen cuentas de ahorro y depósitos que ofrecen un retorno de la inversión al ritmo de cada uno y con diferentes penalizaciones (o sin ellas) dependiendo del tipo de acceso al dinero. La principal diferencia es que las cuentas de ahorro ofrecen mayor liquidez, y  los depósitos mayor rentabilidad. La mejor opción en cuanto a depósitos son los “depósitos a la vista” que te permiten cancelarlos en cualquier momento y realizar retiradas de efectivo total o parcial sin modificar la rentabilidad del producto. ¡Cuidado con los TAEs muy altos en los primeros meses! Lo importante es que la rentabilidad TAE a lo largo de los años sea la más alta.

7. ¿Qué significa TAE y qué lo diferencia del tipo de interés?

El significado exacto de TAE es Tasa Anual Equivalente o Tasa Anual Efectiva, y su objetivo es facilitarnos la comparación de productos financieros.

El tipo de interés es el precio que el inversor cobra por el dinero, es decir, si pides un préstamo, se trata de la cantidad que pagarás al banco por financiarte, y si se trata de un depósito, es la cantidad que te dará el banco por la inversión.

En todos los folletos informativos de créditos y depósitos bancarios, tanto bancos como cajas de ahorro incluyen estos dos índices. La gran diferencia es que el TAE te permite saber cuál es el coste o el rendimiento de un producto financiero, ya que incluye todos los gastos y comisiones bancarias vinculadas, mientras que el tipo de interés no refleja estas partidas.

El TAE te servirá para comparar las ofertas de la competencia y evitar engaños o caer en equívocos víctimas de la ignorancia ¡Pongamos un ejemplo! Un depósito del 2,40% TAE a 4 meses con pago al vencimiento, para una cantidad de 10.000€, el resultado sería de…¿240 €? ¡No!, cobrarías unos 80€ brutos…

Calcular a mano el TAE no es muy sencillo, por eso te recomiendo el uso de simuladores online como el del Banco de España que te ayudará a calcular el coste o rendimiento reales de tus productos financieros ;)

Esperamos haber resuelto algunas de tus dudas financieras y, de no ser así, ¿Por qué no compartes con nosotros lo que no te atreviste a preguntar?

 

Users feedback ( 1 )

  1. Maria said:

    Muy interesante, es una información muy útil para muchas personas que se encuentran con dudas y no saben a quien acudir. Muchas gracias

¿Que piensas?