La vida después de devolver un crédito

la-vida-después-de-un-crédito

Solo en 2015 se firmaron más de 225.000 créditos hipotecarios, según los últimos datos del INE. Este es el principal gasto de una persona o familia, la vivienda, ya sea la hipoteca o el alquiler. Además, se trata de un gasto fijo que se mantiene a lo largo de toda la vida o, al menos, durante muchos años.

Por otro lado, en España hay 32.100 millones de euros invertidos en créditos al consumo. Esto significa que quitando el gasto en vivienda (la hipoteca o el alquiler), hay 32.100 millones de euros en créditos personales. Puede que hayas financiado una televisión, una moto, un coche, una boda… etc. Con estos datos, teniendo en cuenta que hay un gasto fijo en hipoteca o alquiler, resulta todavía más increíble la cantidad de dinero en créditos personales que hay en nuestro país. Con todo ello, se pone de manifiesto la falta de liquidez de los españoles, que deben financiar la compra de bienes y servicios para poder adquirirlos.

Por ello, no tener ninguna deuda es, sin duda, una liberación para la mente y el bolsillo. No tener que hacer frente cada mes a una cuota del banco para pagar el crédito que tengas, supone no solo tener mayor liquidez, sino una tranquilidad extra.

¿Qué pasa cuando llega ese momento? Seguro que piensas aquello de: ¡a gastar! Es momento de comprarme todo aquello que siempre he querido, ¡y las deudas no me dejaban! Pues es un verdadero error.

El momento en el que te liberas de tus deudas es el instante perfecto para hacer un escáner de tu nueva situación financiera y poder fijarte nuevos objetivos de ahorro. Esta tarea no es nada fácil, pero con el uso de la app de Fintonic podrás establecerte en  menos de un minuto un nuevo presupuesto automático.

plant growing out of coins with filter effect retro vintage style

Tener un presupuesto mensual en este momento es más importante que nunca. Podrás gastar más, pero también podrás ahorrar más que antes, así que establece nuevos objetivos y cúmplelos. Como recomendación es importante que cuentes siempre con un fondo de emergencia, aparte de tus ahorros y la cuenta que usas habitualmente. Lo ideal es que ese fondo de emergencia se corresponda con al menos 3 meses de tus gastos recurrentes mensuales (lo ideal sería con más de 6 meses); y no usarlo salvo contadas ocasiones de emergencia: una avería del coche, un gasto del dentista, una problema en casa… Para todos aquellos gastos inesperados que no entran en tus objetivos de ahorro.

De igual manera, es momento de pensar en tu jubilación. Hace unos meses te comentaba que no podías poner excusas para no ahorrar de cara a tu jubilación, pero es que ya que te has liberado de tus deudas… ¿qué excusa vas a poner? Es el momento de establecer un plan para el día de mañana. Nos sabes cómo van a estar las pensiones, y nunca está de más pensar en tener un poco más para vivir mejor. La época de la jubilación hoy en día se disfruta mucho, y será más placentera aún si dispones de más dinero.

Con todo el presupuesto organizado, los gastos fijos claros, una serie de hábitos para ahorrar, tener un fondo en caso de emergencia y destinar una parte de tu sueldo a un plan de pensiones o a una cuenta de cara a tu jubilación… es el momento de divisar esos objetivos de ahorro: un viaje, un coche… esa es la meta, buena recompensa, ¿no?

¿Que piensas?