Halloween low cost: una noche de miedo para todos los bolsillos

Ahorrar en halloweenSe acerca la fecha más aterradora del año. La noche en la que los muertos se aparecen entre los vivos. La noche de los disfraces terroríficos. La noche de las calabazas con velas… La noche de Halloween. Aunque esta fiesta es una tradición más bien americana, cada vez son más los aficionados a disfrazarse esa noche en nuestro país. Los restaurantes organizan cenas especiales para la ocasión, los pubs y discotecas se llenan de zombis, momias y monstruos y los más pequeños se disfrazan y piden caramelos a los vecinos del barrio. La fiesta de Halloween ya es un clásico en España, que además gusta a niños y mayores, y estamos en el momento justo para empezar a preparar la noche más terrorífica.

Ya se pueden ver en las tiendas disfraces y complementos de todo tipo. Desde vestidos de personajes de miedo, hasta complementos y maquillaje para que todo sea más auténtico. También toda clase de elementos de decoración: calabazas de plástico, velas, guirnaldas, telas de araña… Un verdadero desembolso si nos paramos a pensarlo. Entre el disfraz para todos los miembros de la familia, sus accesorios y la decoración, podemos dejarnos una cifra importante.

En la cuna de la fiesta, Estados Unidos, se calcula que el gasto ascenderá a los 8.000 millones de dólares, según aseguran desde el portal Business Insider, es decir, unos 80 euros por persona. Una verdadera locura teniendo en cuenta que se trata de unas horas y hay artículos que no se vuelven a utilizar en ningún otro momento del año

Por eso, desde Fintonic te traemos una serie de consejos y trucos para poder ahorrar en Halloween y sacar el máximo partido a lo que compres. Es importante fijarte un presupuesto. Los usuarios de Fintonic más ociosos invierten una media de 137 € al mes en restaurantes, espectáculos y ocio en general. Halloween es ocio, aunque sólo por una noche, con lo que deberás ajustar ese presupuesto para que no se te vaya de las manos:

Para los más pequeños

En el caso de tener hijos, te recomendamos comprar disfraces un poco más grandes de lo habitual, de manera que pueda servirle pasados unos años. Disfraces tipo túnica o con capas pueden ajustarse según la ocasión y agrandarlo o empequeñecerlo en función de las necesidades, remangando las mangas, encogiendo los bajos, etc. Además, si se trata de un traje más genérico, podrás utilizarlo para diferentes disfraces solo cambiando los complementos. Esto mismo puede adaptarse a los adultos. Adquirir la versión más clásica y neutra del disfraz, para poder utilizarlo años posteriores con solo modificar los accesorios y/o maquillaje.

Compras de última hora

Si esperas al último momento puede que encuentres buenas ofertas. El establecimiento ya sabe que si no vende esos artículos ya prácticamente seguro que se queden sin vender ese año, por lo que prefiere darle salida, aunque sea más barato.

No te limites a comprar en las tiendas más típicas. Los sitios consolidados, en los que todo el mundo compra siempre tendrán precios más elevados que en otros menos conocidos, o nuevos en la zona. Incluso en supermercados en esta época puedes encontrar artículos de decoración, caramelos, y otros accesorios a muy buen precio.

Comprar grandes cantidades. Por ejemplo a la hora de los caramelos, o en la decoración. Si puedes ponerte de acuerdo con algún amigo o vecino, será mucho más barato comprar a granel. En grandes cantidades siempre sale mejor, así que puedes aprovecharte de ello poniéndote de acuerdo con alguien.

El maquillaje, mejor casero

Para pintarte la cara como un zombi o un monstruo, no es necesario que te gastes mucho dinero en pinturas especiales. Para palidecer la cara basta con unos polvos de talco. A continuación, puedes hacer unas ojeras con un lápiz de ojos normal y difuminar con la propia mano, y para la sangre, puedes utilizar pintalabios, sobra de ojos o, incluso, tomate.

Complementos con útiles y objetos que ya tienes en casa

No hace falta que compres todos los elementos del disfraz en una tienda de fiesta. Puedes utilizar muchos útiles que tienes en casa, dándoles un toque. Por ejemplo, el papel de aluminio es moldeable y puedes fabricar con él desde unas cadenas o unas esposas hasta cuchillos con sangre. Las sábanas viejas pueden ser un perfecto disfraz de fantasma, o las camisetas de propaganda se pueden rasgar y manchar. Todo es ponerle imaginación y ver con lo que contamos para fabricar un disfraz sencillo y barato.

Para organizar una fiesta, puedes hacerlo con un grupo de amigos y familiares en la que cada uno aporte algo casero, con motivos de Halloween: una tarta con forma de calabaza, unos canapés manchados con ‘sangre’, etc. Es una forma original de hacer una gran fiesta con un gasto mínimo.

Como ves, tienes muchas opciones a tu alcance para pasar un Halloween de miedo sin llevarte sustos posteriores. Lo mejor es que uses la app de Fintonic para que no se te escape ni una; tú no tendrás más que preocuparte en cómo darle un aspecto más realista a tu disfraz que, si pasa algo con tus cuentas (si te cargan la compra de la peluca dos veces, por ejemplo), Fintonic te avisa al móvil enseguida.

¿Que piensas?