Guía para compartir piso

compartir-piso
En España hay en torno a 13 millones de comunidades de vecinos y la estadística nos dice que en cada una de ellas al menos un tercio de sus millones de ocupantes viven en un régimen de alquiler muy especial: el de los pisos compartidos. Esta fórmula es mucho más frecuente en Europa que en nuestro país, donde todavía sigue vigente un cierto ‘arraigo cultural’ respecto a la propiedad de nuestra vivienda.

En otras palabras: los españoles prefieren comprar un piso antes que alquilarlo, y mucho menos compartirlo con gente a la que no conocen, pero la realidad dice que cada vez hay más compañeros de piso en España, que pagan mejores precios y tienen perfiles más diversos.

Los datos sobre pisos compartidos que aparecen en este texto provienen del último Informe Anual de Pisos.com sobre este ámbito, publicado en 2014, y de este estudio de la web inmobiliaria Idealista.com.

De acuerdo con los citados informes, las ciudades de Madrid y Barcelona concentran más del 40% de la oferta total de pisos para compartir de nuestro país: prácticamente una de cada tres personas que comparte una casa lo hace en estas dos capitales. Después de estas dos, las ciudades donde más pisos compartidos encontramos son: Sevilla, Valencia, Granada, Málaga, Murcia, Valladolid, Salamanca y Alicante.

Compartir = gastar menos

¿Por qué cada vez hay más españoles, sobre todo antes de los 35 años, que eligen compartir piso? La respuesta está más allá del fenómeno universitario: ahora lo que impera es la movilidad laboral. El compañero de piso medio es un post-licenciado/diplomado que o bien está ampliando sus estudios o necesita pagar un alquiler asequible por exigencias económicas. Mención aparte merecen las ‘parejas rotas’: personas separadas y divorciadas pueden optar de forma transitoria por pisos compartidos.

Cuando buscamos una habitación en piso compartido, el electrodoméstico al que más importancia damos no es la televisión, ni el microondas o el teléfono… Por sorprendente que pueda parecer es la lavadora, según el 92% de los encuestados por Pisos.com. Lo más demandado después de este punto es una buena conexión a Internet (75%) y otro punto a favor antes de alquilar habitación es el ascensor, determinante en un 48% de las ofertas.

Sea como fuere, en España se tarda una media de unos 40 días en encontrar a alguien para compartir piso. En el 58% de los anuncios para buscar a un futuro compañero no se especifica género; sin embargo, un 24% de los anunciantes piden específicamente chicas/mujeres, mientras sólo un 2% hace lo mismo con chicos/hombres. Un 5% de los anuncios señalan que no permiten a fumadores; las parejas son bienvenidas en un 11% de las ofertas que se publican y las mascotas son aceptadas en un 7% de los casos.

Quienes más comparten piso en España son las mujeres (un 55% del total). Por edades, este tipo de inquilino es joven, de entre 18 y 25 años, con un 53% de los casos; les sigue la franja entre 26 y 35 años (29%). Por regiones, tomando como referencia las 10 más pobladas del país, encontramos que en Granada y Baleares se concentran los compañeros de piso más jóvenes y, curiosamente, también los de mayor edad, si bien el porcentaje de personas que comparten piso más allá de los 60 años es de tan sólo el 2%.

Cuestión de gastos

La gran ventaja de compartir es que supone un gasto menor respecto a la posibilidad de vivir solo, pero hay inconvenientes: falta de intimidad, poco margen de maniobra a la hora de acondicionar o decidir sobre el piso, problemas de convivencia, conflictos en las zonas comunes…

El precio que se paga por una habitación al mes en España es de 272,30 euros, una cantidad que lleva bajando desde 2012, cuando superaba los 300 euros mensuales, eso sin contar los gastos (luz, agua, Internet, comunidad…). Aunque la tendencia es hablar de precios ‘totales’, incluidos los suministros, es aconsejable dejar claro este punto al negociar un alquiler mensual: para desglosar y tener claros los gastos ‘finales’ relacionados con nuestro piso compartido, una aplicación como la de Fintonic nos ayudará a tener claro qué cantidad destinamos de mes en mes a cada concepto, ya seamos arrendadores o arrendatarios de una habitación.

Donde mayor alquiler pagan quienes buscan en habitación es en San Sebastián (400,12 euros al mes) y donde resulta más barato compartir es en Badajoz, con un precio medio de 152,38 euros al mes. En lo alto de este ránking están Madrid (348,24 €/mes), Barcelona (335,89 €/mes), Bilbao (318,09 €/mes) y Alicante (301,76 €/mes) y en la zona más barata están Zamora (154,27 €/mes), Ciudad Real (161,78 €/mes), Cáceres (162,81 €/mes) y Ávila (163,43 €/mes).

Una vez más, las webs y las apps son los grandes aliados a la hora de buscar piso, ya sea como inquilinos o como propietarios. Desde Fintonic, la herramienta financiera para particulares, aconsejan Pisos.com, Idealista.com, Habitoom, Easypiso, Pisocompartido.com, WelcHome o Stukers para localizar tu habitación/compañero ideal. Si lo que necesitas es saber cómo repartir gastos o tareas, pueden ayudarte Splitwise, Settle-up, SpotMe, Crowd Money (para Android e iOS), Fairshare, Chorma o A cuánto tocamos (sólo para Android). No olvides descargar también la app de Fintonic para tener controlados todos los gastos que tienes, además del alquiler: todo movimiento en tus cuentas queda registrado y ante cualquier imprevisto, podremos ver en tiempo real qué está pasando con nuestras finanzas.

¿Que piensas?