Generación X y Generación Y: cómo ahorran y cómo gastan

05-15 04

Hay muchas variables que influyen en la manera de entender y gestionar nuestra economía doméstica, pero una de las que más peso tiene es la edad.

El año en que nacemos, la generación a la que pertenecemos, marca nuestra forma ahorrar y gastar. Esta diferencia de mentalidad, tan patente si comparamos los comportamientos financieros entre padres e hijos, también se deja notar entre generaciones mucho más próximas entre sí. Es el caso de la llamada Generación X y la que le sigue, la Generación Y, también conocidos como millenials: la primera comprende a quienes tienen entre 35 y 54 años y la segunda, a aquellos que hoy tienen entre 21 y 34 años.

¿Cómo ahorra, cómo gasta y qué tipo de relación tienen con sus entidades bancarias cada uno de estos grupos? Éstos son los hábitos financieros –buenos y malos– de estos grupos de edad:

Criterios de ahorro a medio y largo plazo

Los años nos hacen más conservadores e incluso pesimistas, mientras para aquellos que rondan la treintena pueden tener dificultades para entender que necesitarán tener un ‘colchón’ financiero en unos años.

–     Generación X: La gran ‘ventaja’ que tiene este grupo es que ya se ha informado sobre sus planes de jubilación, aunque hay un importante porcentaje que todavía no lo ha contratado. Los expertos dicen que lo ideal es tenerlo ya en marcha antes de los 45 años; incluso antes, si fuera posible. La cantidad media que estiman algunos expertos que un español necesita tener ahorrada para mantener su nivel de vida tras la jubilación es de 100.000 euros, una cifra que será más sencilla de conseguir cuanto antes empecemos a trabajar por ella. En esta edad, productos de ahorro como los depósitos también tienen cierta popularidad.

–     Generación Y:la idea de que un millenial es ‘demasiado joven’ para pensar en su jubilación es su peor obstáculo, especialmente en los menores de 35–40 años. Sin embargo, los expertos tienen claro que cuanto antes se empiece a pensar en el retiro (y ahorrar), tanto mejor. Un buen paso para empezar es dedicar el 10% de los ingresos a estas fórmulas en la treintena; si esperamos a cumplir 40 o 50 para empezar a destinar dinero a la jubilación, esas cantidades orientativas pueden multiplicarse por dos o tres para que de verdad merezcan llamarse ‘plan’. A la hora de ahorrar a través de otras fórmulas, hay un porcentaje que apuestan por la Bolsa y por invertir pequeños o medios capitales en operaciones con más riesgo que sus mayores.

Cuánto y qué deben

Nuestras deudas evolucionan con nuestra edad, experiencia y poder adquisitivo. Sin embargo un aumento de las deudas pendientes que sea directamente proporcional a los años que vamos cumpliendo debería preocuparnos. Con la edad vamos adquiriendo más responsabilidad y gastos, pero el objetivo ha de ser mantener a raya la deuda.

–     Generación X: Son los ‘grandes deudores’ de hoy en día y los que más estresados están por sus facturas, financieramente hablando. La gran protagonista de sus preocupaciones es la hipoteca, mucho más a menudo que un alquiler, ya que no suelen optar por esa fórmula. Lo aconsejable es intentar satisfacer todos los pagos y cuotas que nos sea posible en períodos breves (mejor 10 meses, o 10 años, que 50). Eso no conlleva obligatoriamente a que nos olvidemos de ahorrar mientras vamos ‘purgando’ las deudas, aunque sí exige ser realista con nuestras posibilidades.

–     Generación Y: Si para los miembros de la Generación X liquidar la deuda debe ser una prioridad, para este grupo de edad el objetivo es evitar crearla y controlar en lo posible su evolución. Una deuda grande adquirida ‘demasiado pronto’ nos lleva a reducir al mínimo posible nuestros propósitos de ahorro y si supone un gasto fijo que supera un tercio de nuestros ingresos de mes en mes puede ponernos una situación realmente complicada y difícil de mantener. Los millenials pueden pecar de impulsivos en ocasiones y por eso en este apartado su objetivo debe ser desarrollar un pensamiento a largo plazo y ser más reflexivos en sus decisiones financieras.

Relación con los bancos

La relación con los bancos, y especialmente con la banca on line, también tiene diferencias. Ambos grupos se han dado cuenta ya de las ventajas que puede tener operar con sus sucursales a través de la web, con el ahorro de costes e infraestructuras y el peso de las aplicaciones para móvil y tablets.

A día de hoy es prácticamente imposible que un banco no tenga ya una plataforma de gestión en Internet, pero los mayores de 40 años parecen resistirse a gestionar sus números a través de la web o de sus smartphones.

–     Generación X: los más cercanos a los 35 años han incorporado en mayor medida los pagos a través del móvil y las operaciones de banca en Internet, pero según se acercan a los 45- 50 años se vuelven mucho más reticentes a este tipo de operaciones. Además, con la edad sube el número de tarjetas de crédito y débito que tienen en su cartera y de cuentas que tienen abiertas en varias entidades, de forma que muchas veces no están al tanto de cuántas comisiones y en qué conceptos las pagan (mantenimiento, apertura y cancelación,…)

–     Generación Y: uno de cada tres millenials no tiene una tarjeta de crédito; como mucho, una de débito. Prefieren el efectivo y son mucho más proclives a pagar sus compras –sobre todo aquellas que hacen en Internet– a través de plataformas como PayPal. Están mucho más inmersos en la banca online que los mayores de 35 años y confían en aplicaciones móviles para gestionar sus ahorros en mucha mayor proporción. Son especialmente ‘sensibles’ al cobro de comisiones inesperadas y son menos ‘fieles’ a sus entidades si ven que la competencia mejora las condiciones de su actual banco o caja de ahorros.

Tanto para la generación x como para la y, el uso de aplicaciones como Fintonic empieza a ser muy habitual para evitar el cobro de comisiones, recibos duplicados, penalizaciones por descubiertos, etc, además de para ahorrar, ayudando al usuario a realizar mejores elecciones de gasto gracias a la claridad con la que la aplicación muestra las finanzas.

Fintonic ya cuenta con más de 360.000 usuarios de edades comprendidas entre los 25 y los 45 años que se benefician de la tecnología de la herramienta (alertas al móvil cada vez que ocurre algo con tus cuentas, consejos de ahorro, gráficas de gasto personalizadas, etc) para mejorar sus finanzas.

¿Que piensas?