Gamifica tus finanzas y potencia tu capacidad de ahorro

La gamificación consiste en aplicar conceptos y dinámicas propias del juego en un contexto diferente como la educación, el marketing o, como vamos a tratar a continuación, las finanzas personales, para hacer más atractiva la interacción del usuario.

Básicamente, la gamificación utiliza la predisposición natural humana hacia la competición y el juego para hacer menos aburridas determinadas tareas, e incluso, conseguir cambiar los hábitos de una persona por la velocidad a la que empiezas a ver resultados.

La gamificación se puede gestionar de diversas formas, pero las más comunes que hemos encontrado en la red son:

Sistema de logros y recompensas (medallas), como por ejemplo Foursquare.

Progresión, como la barra de porcentaje de perfil completado utilizado por Linkedin.

Niveles, como en los foros de debate que premian la fidelidad de los participantes asignándoles roles o “karma”.

Puntos, como en el caso de las campañas de fidelización.

Sistemas de clasificación y ranking, como por ejemplo, la Liga Fantástica Marca

Gamifica tu ahorro

El concepto de ahorro es muy tedioso. El problema está en que se necesita mucho tiempo y esfuerzo para empezar a ver resultados, y son muchos los que no encuentran las fuerzas suficientes para empezar engordar su pequeño colchón, y posponen el tema para mañana.

La gamificacion puede ser la solución que necesitas, ya que es capaz de hacer de nuestros quehaceres más aburridos una diversión, y ofrece la satisfacción inmediata que necesitamos para motivarnos y conseguir nuestros objetivos: el ser humano quiere ver los resultados de su esfuerzo AHORA.

Vayamos a lo que nos interesa: ¿cómo aprovechar esta información para gamificar el ahorro? ¡Vayamos por pasos!

1. Busca alguien con quien compartir tu reto

Puede ser su tu pareja o tu mejor amigo, pero siempre mejor que hacerlo sólo. La gamificación es siempre más eficaz cuando es social. Si quieres dar un paso más allá, puedes hasta formar un grupo en Facebook ¡Pero cuidado!, no te vuelvas loco, no es cuestión de revelar todos tus entresijos bancarios a todo el mundo, ¡guarda tus secretos!

Compartid la evolución de vuestros objetivos un día concreto de la semana ¡Y Recuerda! No te tomes el reto como algo personal ¡ES UN JUEGO! Y respeta la privacidad de los participantes :)

2. Recompensas inmediatas.

Es la clave para motivarnos y conseguir nuestros objetivos, ¿recuerdas? ¿Cómo se puede establecer recompensas? Muy fácil. Crea un sistema de medallas o date algún capricho concreto del que no puedas disfrutar si no cumples con tus objetivos; después de todo, eso es lo que hacen todas las aplicaciones. Crea tu propia insignia usando Photoshop o un programa de edición de fotos gratuito y ¡comparte tus avances con todo el mundo!

3. Establece unas reglas.

¡Cuidado! No te conviertas en tu peor enemigo y ponte objetivos reales que se puedan cumplir. La Simplicidad es la clave para un ahorro gamificado y divertido. Por ejemplo, cada vez que resistas las tentación de comprar algo innecesario, ¡Ponte una medalla! Por cada 10 medallas conseguidas, se recibe EL PREMIO. No tiene que ser algo monetario, recuerda que es de ahorro de lo que estamos tratando, ¡se creativo!

4. Únete al poder de las Apps

Aunque algunas aplicaciones han intentado gamificar las finanzas sin éxito, otras como Mint en EEUU, que ya cuenta con más de 20 millones de usuarios, o Fintonic en España, que ya suma más de 60 mil usuarios, han conseguido hacer del ahorro cotidiano algo divertido (y con nota).

Su cuidada interfaz y tecnología hacen del ahorro un juego: recibir alertas de descubierto evitando ser penalizado por tu banco, de recibos duplicado que reclamas enseguida o, simplemente que la herramienta te felicite por haber cumplido con tu presupuesto, son pequeñas batallas ganadas que hacen que el ahorro se convierta en una aventura, en un reto de “el mes siguiente lo hago mejor” o “no me vais a “estafar” más”, una saga a gusto de todos :)

Fintonic incorpora además su funcionalidad de retos, donde el usuario establece el objetivo que desee, un viaje a Japón, por ejemplo, pudiendo hacer un seguimiento diario de su progresión y con la posibilidad de compartirlo en las redes sociales para que todo el mundo se anime (y se pique) a marcarse o conseguir sus propios retos.

¿Lo mejor de estas apps? Que ofrecen esa satisfacción instantánea necesaria para engancharse a la buena rutina: la del ahorro.

Atrévete a gamificar tus finanzas ¡y no dudes compartir con nosotros tus avances y descubrimientos!

Users feedback ( 1 )

  1. Marta said:

    Es una propuesta muy interesante, muchas felicidades, animo a todo el mundo a ello, enhorabuena

¿Que piensas?