Estudios Fintonic: Los gastos que más aumentan en verano.

estudios-fintonic

LOS GASTOS RELACIONADOS CON EL VEHÍCULO, LOS QUE MÁS CRECEN EN VERANO

 Alquiler de vehículo, parking y peajes y combustible, partidas en las que se dispara el presupuesto de los españoles en los meses estivales.

 El consumo en restauración también aumenta en este periodo hasta un 18%.

 Fintonic recomienda controlar los tickets de compra, los pagos efectuados con la tarjeta y los recibos domiciliados mientras estemos de vacaciones.

Los viajes y el alojamiento destacan entre los mayores gastos veraniegos para muchos españoles, pero no son los únicos. El alquiler de vehículos, el pago de parking y peajes, la compra de combustible y el consumo en restauración son las partidas en las que más crece el presupuesto de los españoles en los meses estivales. Así se desprende de un análisis elaborado por Fintonic, app móvil gratuita e independiente que organiza la información financiera de sus usuarios en categorías de gasto y ofrece un sistema que alerta de cualquier movimiento bancario inesperado.

Según este estudio, el gasto en alquiler de coches durante este periodo aumenta en torno a un 31%. En 2015 el importe medio mensual que se destinó durante el verano a este tipo de servicios fue de 117 euros. Los riojanos, con 177 euros, fueron los que más dinero dedicaron a este epígrafe; los baleares, con 95 euros, los que menos. Los hombres invierten más en las compañías de “rent a car”, pues destinan un 4,2% más que las mujeres (122 euros y 108 euros respectivamente).

Nuestro bolsillo también se ve más afectado por el uso de parking y peajes en estas fechas, a los que dedicamos un 29% más que el resto del año, y que en verano de 2015 supusieron una media de 20 euros mensuales. Una cifra que se reduce hasta los 17 euros en el caso de las mujeres y que crece hasta los 30 euros en Asturias, la región que más dinero destina a estos servicios.

El combustible es otro de los “gastos estrella” del verano, época en la que se incrementa un 16%. El año pasado supuso un gasto medio de 79 euros al mes, aunque para los hombres fue de 86 euros y de 65 euros para las mujeres. Madrid y Castilla-La Mancha son las comunidades donde más dinero se dedica a este concepto, con 89 euros; mientras que Canarias, con 62 euros, los que menos invierten.

Restauración, nos gastamos una media de 74 euros en verano

El consumo en restauración aumenta en este periodo hasta un 18%. En el verano de 2015 alcanzó una media de 74 euros mensuales, que se incrementó hasta los 78 euros en el caso de los varones y desciendió hasta los 64 euros para las féminas. Además aquí existen diferencias significativas entre millennials y mayores de 35 años: si el presupuesto de los primeros es de 64 euros, el de los segundos se incrementa hasta los 89 euros. Por otra parte, catalanes y madrileños con 91 y 85 euros, respectivamente, son los que más dinero destinan al mes a este tipo de establecimientos.

La disposición en efectivo crece un 11%

También aumenta la disposición de dinero en efectivo en cajeros durante la temporada vacacional, que sube en torno a un 11%. Un importe que el año pasado fue de 390 euros de media al mes, 401 euros en el caso de los hombres y 345 euros en el de las mujeres. En este caso, los mayores de 35 años son los que utilizan más el dinero en metálico, con 490 euros de media; mientras que los millennials, con menos recursos, disponen de 300 euros de media. Por regiones, los asturianos destacan por utilizar mayores cantidades de dinero líquido, con 490 euros y los canarios son los que menos con 335 euros.

Dado el incremento en el número de compras que realizamos en verano, Lupina Iturriaga, fundadora y directora general de Fintonic, recomienda que “seamos especialmente cautos a la hora de controlar los tickets de compra, los pagos efectuados con la tarjeta y los recibos domiciliados durante la época vacacional, para evitar cobros erróneos, recibos duplicados, descubiertos, etc.”.  Esta experta en finanzas personales asegura, además, que “en verano es especialmente interesante planificar cuáles son los gastos que tenemos previstos para evitar sorpresas de última hora”.

 

 

¿Que piensas?