• La tasa de ahorro apenas alcanza el 5% en España
  • Los españoles deberíamos ahorrar el 20% de los ingresos
  • Castellano-leoneses y vascos son los que mejor se planifican con un ahorro del 8,5% y un 7,8%, respectivamente

Deberíamos reservar el 20% de nuestros ingresos para darnos un capricho, hacer frente a imprevistos o disfrutar de un retiro desahogado; sin embargo, la tasa de ahorro en España sigue descendiendo y apenas llega al 5%. Esta es una de las principales conclusiones del informe elaborado por Fintonic con motivo del Día Mundial del Ahorro.

Según los datos proporcionados por este estudio, realizado de forma anónima entre más de 100.000 usuarios, desde el 1 de septiembre de 2017 hasta el 31 de agosto de 2018, la tasa de ahorro en España ha pasado del 7% en 2016 al 5% en 2017. Los ciudadanos de entre 25 y 34 años ahorran un 6,7% de lo que ingresan. Según avanza la edad, este porcentaje se reduce; mientras que los más jóvenes, menores de 25 años, son los que alcanzan un nivel de ahorro mayor, cercano al 15%.

 

Castellano-leoneses y vascos, los que mejor se planifican

Castellano-leoneses y vascos destacan por ser los que mejor se planifican, con un ahorro del 8,5% y un 7,8%, respectivamente. Un poco más alejados están los asturianos con una tasa del 6,6% y navarros con un 6,1%. Por el contrario, los que encuentran más dificultades para reservar una parte de sus ingresos son los catalanes, con un 2,3% y los canarios con un 2,5%.

Lupina Iturriaga, experta en finanzas personales y fundadora y directora general de Fintonic, ha afirmado que “aunque no debemos ser alarmistas, en España deberíamos tener una mayor cultura ahorradora dado que el mercado laboral tiende hacia cierta inestabilidad y el sistema de previsión público va a tener que reajustarse para ser viable en el futuro”.

Además, desde Fintonic apostamos por cumplir con la regla del 20/30/50, según la cual, el 20% de los ingresos debe reservarse al ahorro; el 30% a gastos habituales de carácter personal como la compra de ropa, cine, cumpleaños, etc.; y, por último, el 50% debe destinarse a gastos recurrentes, como la hipoteca, el alquiler, las facturas o la cesta de la compra.

¿Tienes cualquier consejo, curiosidad o pregunta que no hayamos comentado? ¡A qué esperas! Puedes ayudar a muchos usuarios que lean tu comentario en nuestro blog 🙂