Enseñar a ahorrar a los niños más allá de la hucha del cerdito

05-15 08

Como padre, eres la persona más influyente en la forma de manejar el dinero que adquirirán tus hijos; pero hablarles de finanzas puede resultar realmente duro para ellos y agotador para ti. De hecho, los padres hablan de sexo con sus hijos más a menudo que de finanzas.

Según el estudio de Keepunto (primera plataforma que promueve la cultura del esfuerzo y la educación financiera entre los adolescentes) y la Universidad Complutense de Madrid, en España ocho de cada diez padres financian a los adolescentes sin restricciones, con 54 euros mensuales en promedio. De ellos, al 68% no se le exige a cambio una buena conducta. Además, el 62% de los adolescentes reconoció no tener dominio de sus gastos ni ahorros mensuales, por lo que pide dinero según le hace falta.

Hazlo lo que yo te diga y no lo que yo haga.

Son muchos los padres que se preocupan en dar un buen ejemplo a sus hijos, pero sin embargo, cuatro de cada 10 padres entona aquello de “haz lo que te digo y no lo que yo haga”.

Según un estudio realizado por la aplicación Mint en Norte América,

el 36 % de los niños piensa que sus padres son muy reacios a la hora de hablarles sobre finanzas o cómo gestionar su dinero; y es ahí donde empieza el problema.

Sin “cultura del esfuerzo” la mayoría de los españoles de entre 12 y 19 años son, económicamente, una especie de “grifo abierto”.

Los adolescentes que reciben mensualidades sin mayor esfuerzo son, justamente, los que menos ahorran. De hecho, solo guardan una décima parte de los 54 euros que obtienen, unos 5,2 euros, dado que los menores de edad no aplican controles mayores de sus gastos.

Evítalo con la conversación

La clave es hacer del dinero algo cotidiano en la vida de nuestros hijos. Ten muchas conversaciones y a menudo:

 La educación financiera se trata de un proceso continuo. Primero trata de enseñar a tu hijo todo lo que no funciona.

 Lleva a tus hijos de compras contigo. Ir de tiendas con ellos es una buena primera experiencia gastando dinero. Aprovecha para explicarle a tu hijo por qué tiene más sentido adquirir unos productos que otros (calidad, precio, beneficios, presupuesto familiar…) y hazle partícipe de tu estrategia financiera para que empiece a darse cuenta de que los padres no compran sin más.

 

 Una paga ayuda a los niños a aprender a gastar dentro de sus posibilidades. Para darte ideas de cómo está el panorama, en España la asignación media ronda los 13,5 € semanales; mientras que en EEUU el 50% les da a sus hijos 10 € o menos, el 23 % les da una asignación semanal de 11 a 20 €, el 18 % entre 21 y 50 € y el 9% más de 51 €.

Los expertos aún debaten si se debe o no dar una paga a los hijos en función de lo que ayuden en casa; no obstante, trabajar con tu hijo la forma de gastar y ahorrar su asignación es una buena forma de enseñarles a conseguir un buen manejo de las finanzas.

 Enséñales a entender la publicidad. Nuestros hijos pasan alrededor de 2 horas y media diarias frente al televisor. Cada vez que aparezca un anuncio hazles las siguientes preguntas:

¿Ese producto hará lo que dice el anuncio que hace?

¿Está realmente bien ajustado su precio?

¿Habrá algo que haga un mejor trabajo por mucho menos dinero?

Se trata de despertar en ellos el criterio necesario para llegar a hacer mejores elecciones de gasto y evitar impulsos momentoneos.

 Déjales aprender de sus errores. Si tu hijo quiere comprar un juguete del que sabes a ciencia cierta que se cansará enseguida, déjale comprarlo; usa esa oportunidad para explicarle un mejor uso del dinero, por ejemplo, el de ahorrarlo para algo que realmente merezca la pena.

 Puede que tu hijo ya disponga de su propia cuenta bancaria. En ese caso, enséñale a responsabilizarse de sus finanizas con su propio lenguaje: el de la tecnología.

Gracias a la sencilla interfaz de Fintonic, tu hijo podrá monitorizar cada entrada y salida de dinero de su cuenta, marcarse objetivos de ahorro que conseguirá cumplir gracias a los presupuestos que uno se hace con la app y las notificaciones que Fintonic te manda para que no te descontroles.

 Gracias a las nuevas tecnologías puedes dar un mejor ejemplo a tus hijos y acostumbrarles a monitorizar y entender mejor como optimizar su dinero ¿Os imagináis a los dos chequeando Fintonic en el sofá mientras compartís vuestras impresiones de lo que ha pasado en los últimos días con vuestras cuentas?

¿Que piensas?