El Big Bang de tus Finanzas

Imagen1

Si eres de los que ha usado alguna vez la expresión ‘borrón y cuenta nueva‘, estas líneas son para ti.

Comenzar de cero puede ayudarnos en muchos aspectos de nuestra vida: nos permite abstraernos de una situación, analizarla desde fuera y tomar decisiones con la mente totalmente despejada.

Si tus números se han vuelto contra ti y no sabes cómo gestionar tus finanzas personales, te proponemos una explosión que las haga volar por los aires. Cuando sólo queden cenizas ante tus ojos, podrás pensar con más claridad y resucitar tu planificación económica cual ave fénix.

Ninguna de tus decisiones financieras, ni las peores, tienen que por qué convertirse en un lastre de por vida. Quizá te arrepientas de haberte comprado el coche a plazos o no veas claro qué se te pasó por la cabeza al fijar tu hipoteca, pero no dejes que eso te impida ser creativo.

Encuentra el botón de reinicio y púlsalo.

Es el momento de las segundas -o terceras, o cuartas- oportunidades. Funcionan, ¡palabra de Fintonic!

Del caos al orden

Las primeras dudas sobre si estamos gestionando nuestras finanzas de forma correcta suelen aparecer en la treintena, una fase más reposada y centrada que cuando somos veinteañeros.

Empezamos a manejar ideas sobre el crédito, la necesidad de presupuestos y -con suerte- pensamos en empezar a ahorrar de verdad: Casarse. Comprar una casa. Tener un hijo.

Ese tipo de decisiones vitales necesitan una comunión con nuestra situación financiera. Si nos amenaza la idea de que “no podemos permitirnos” tal o cual cambio, quizá es porque no estamos tomando las mejores decisiones respecto a nuestros números… Pero eso puede cambiar.

Después de evaluar el panorama y hacer control de daños -hay que dejar atrás los ‘locos años 20’

¿Cómo hacerlo? En Fintonic te proponemos dos sencillos pasos que te pueden ayudar a convertir el desorden en una buena hoja de ruta financiera.

1) Analiza punto por punto tu tren de vida

Un estudio de la Revista Índice cifra en 833.905 millones de euros lo que los españoles nos gastamos cada año en alimentación, ropa, vivienda, salud, transporte,… En el estudio recogen un gráfico que muestra en qué partidas invertimos

grff

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los dos conceptos que más gastos generan en la economía de los españoles, para los que destinamos el mismo presupuesto, son la vivienda, el agua, la electricidad, el gas y otros combustibles (17’7%) y los hoteles, cafés y restaurantes (17’7%).

Le sigue una inversión del 14% del presupuesto en alimentos y bebidas no alcohólicas, seguidos de un 8’6% enocio, espectáculos y cultura. El español medio usa el 5’4% de su presupuesto para vestirse y calzarse y un 2’8% va a bebidas alcohólicas, tabaco y narcóticos.

¿Te ves reflejado en esa estadística? Si crees que deberías equilibrar de otra manera tus gastos corrientes, tendrás que revisar tus hábitos de consumo y discernir muy claramente entre las necesidades y los lujos.

Puedes ver y evaluar tu propio diagrama usando herramientas online como Fintonic para comprobar en qué categorías gastas más cada mes. Este es el primer paso para crear un presupuesto adaptado a tu situación REAL. No te preocupes, que si se te va la mano con algún gasto, ya se encarga Fintonic de notificártelo para que vuelvas al buen camino ;)

2) Plántale cara a tus deudas

Ya sabes en qué gastas más y menos, pero ¿qué parte de tus ingresos dedicas a liquidar deudas cada mes?

Según los datos de la Asociación Nacional de Entidades de Gestión de Cobro (ANGECO), cada hogar español acumulaba una media de 2.900 euros de deuda al término de 2012.

Esto significa que siempre hay un parte de nuestros ingresos que debemos ‘reservar’ para acabar con nuestras obligaciones y los intereses que generan, ya sea una ‘cuenta pendiente’ con nuestro banco o con una PYME.

Un buen consejo es liquidar esa deuda en períodos lo más breves posible –lo mejor es pensar en márgenes de 3, 6 o 12 meses– y ser consciente de tus posibilidades de gasto hasta que dejes atrás ese lastre.

Si para conseguir controlar tu deuda necesitas ‘desterrar’ del uso cotidiano una o más tarjetas de crédito, no dudes en hacerlo.

El Big Bang en la edad madura

¿Tienes ya tu plan de pensiones? Quizá te parezca pronto para pensar en eso, pero cuanto antes tengas claro qué necesitarás en un futuro no tan lejano para vivir, tanto mejor para tí.

El Informe Naranja sobre jubilación de ING Direct, que puedes consultar en este enlace, indica que uno de cada cuatro españoles ya tiene su plan.

Sus razones para contratarlo han sido el asegurarse una pensión en el futuro (32%), la recomendación de un conocido o familiar (18%), la necesidad de ahorrar (16%) y la posibilidad de obtener beneficios fiscales (15%). Además, otro 9% tienen ese plan ligado a su hipoteca.

¿Cuándo empezar a pensar en serio en esta posibilidad? De acuerdo con este estudio, la edad adecuada para hacerlo es antes de cumplir los 45 años. Si puedes informarte antes, tanto mejor, ya que está comprobado que la edad nos vuelve reacios al cambio.

¿Temes que ahorrar para el futuro se convierta en una pesada carga para tu presente? No te preocupes: hay muchas formas sencillas de ir ‘reservando’ fondos para tu edad dorada sin tener que sacrificar tu estilo de vida. Aquí encontrarás 10 razones por las que en realidad no necesitas ahorrar tanto dinero para tu jubilación.

En Internet encontrarás todo tipo de comparadores para saber qué plan de pensiones te conviene más. Hemos descubierto Qué Fondos y iAhorro. El tip: Introduce tus datos básicos (edad, ingresos…) para obtener resultados personalizados y encontrar la compañía con más beneficios para ti ;)

Para ponerte manos a la obra con tu plan de jubilación, échale un vistazo a este post ¡empezarás con más ganas!

Estrategias contra el pánico

Sí, sí. Lo sabemos. Uno se pone a analizar sus cuentas y empiezan las dudas y los temores, don’t panic! SIEMPRE hay solución para reconducir tu situación financiera. Pulsa el botón de Big Bang con estos dos pasos:

1) Crea YA un fondo de emergencias. No dejes que ningún imprevisto, sea como sea, ponga del revés todos tus esfuerzos por racionalizar tus gastos. La cantidad que debes destinar a ese fondo dependerá de las necesidades que tengas en tu día a día. Los expertos recomiendan tener ahorrado lo suficiente como para cubrir entre 3 y 6 meses de tus gastos fijos.

2) Recorta el gasto, aunque duela. Quizá haya que bajar el ritmo, dosificar tus salidas, viajes y pequeños caprichos. Establece una pequeña cuarentena a todos esos dispendios y levántala un tiempo después. Verás cómo respiran tus finanzas.

Con estas dos decisiones te garantizas un paréntesis en tus preocupaciones financieras. No te olvides de mantener ‘en forma’ tus gastos e ingresos con Fintonic! la herramienta te permite saber de cuánto dinero dispones en cada momento y podrás seguir la evolución de tus gastos desde donde quiera que estés. ¡Saber es poder!

 

Fintonic

¿Que piensas?