Economía colaborativa: descubre cómo funciona esta nueva forma de ahorrar dinero

economia colaborativaAhorrar. Este es uno de los grandes objetivos financieros de las familias españolas. La economía colaborativa ha creado una infinidad de nuevos portales que, gracias a la colaboración de los usuarios, permiten conseguir nuevos servicios a un buen precio, gracias a que se comparten los gastos de una misma necesidad. Desde Fintonic, queremos introducirte en este concepto para que, además de beneficiaros de la la app de ahorro líder en España, podáis entender mejor cómo funcionan este tipo de webs colaborativas y, sobre todo, cómo podemos ahorrar dinero y mejorar la economía de nuestras cuentas personales.

BlaBlaCar, el caso más conocido

Viajar es una necesidad o una cuestión de ocio, dependiendo de la situación. En cualquier caso, desplazarse conlleva una serie de gastos. Si lo hacemos en coche, tenemos que gastar gasolina. Pero portales como BlaBlaCar han permitido que los usuarios puedan compartir los gastos derivados de la gasolina. Si tengo pensado realizar un viaje en mi vehículo desde Madrid a Zaragoza, puedo compartir el resto de los asientos vacíos de mi coche, repartiendo los gastos de gasolina entre todos los ocupantes. Todos ganan económicamente y, encima, se colabora con el medioambiente, al reducir las emisiones de CO2 a un solo vehículo.

Wallapop, otro portal colaborativo con el que ahorrar

En el caso de Wallapop, un usuario puede necesitar una corbata. Para encontrar una, o bien debe buscar una tienda especializada, o bien acudir a un centro comercial. ¿Y si su vecino está vendiendo una corbata en perfecto estado?

La consecuencia de este proceso es que el comprador accede a un producto que está buscando sin tener que realizar un gran desplazamiento, y sin pérdidas de tiempo a la hora de buscar un establecimiento especializado. Por otro lado, no paga impuestos. El vendedor, por su parte, no tiene que justificar ese ingreso, por lo que todo son beneficios.

Turismo, un sector muy afectado

Dos buenos ejemplos en el sector turístico son Wimdu o Airbnb. Estos modelos, unidos a BlaBlaCar, han generado un importante ahorro a los usuarios, puesto que dos de los gastos más comunes en un viaje (desplazamiento y alojamiento) se reducen de forma importante.

Con Wimdu y Airbnb es posible ofertar una vivienda particular como alojamiento. Los precios son más económicos que los ofrecidos por los alojamientos habituales, como hoteles o casas rurales. Además, el propietario de la vivienda consigue unos ingresos extra, con lo que sus cuentas personales se ven mejoradas, gracias a que obtiene rendimiento económico de un bien patrimonial. Puede, además, afinar el alquiler de su vivienda en función de sus necesidades personales. Si unos meses, las cuentas personales del propietario están perfectamente, no tiene por qué alquilar esa vivienda. Sin embargo, puede volver a ofrecerla cuando lo necesita, y ganar un dinero con ello, con un par de clics delante del ordenador.

El consumo colaborativo va a más

Europ Assistance ha realizado un estudio sobre tendencias en el sector turístico para el próximo verano. Según los datos del informe, recogido por Europa Press, compartir coche y casa es una tendencia que crecerá, especialmente entre la población juvenil. El perfil de consumidor colaborativo en el ámbito del turismo tiene, en un 29% de los casos, entre 18 y 24 años, y en un 24% de los casos entre 25 y 34 años. La crisis es otro factor que incide en una mayor búsqueda de estos servicios colaborativos ya que, según los datos del mencionado informe, el 24% de los clientes colaborativos no trabaja.

¿Un hotel por horas?

Incluso las Administraciones Públicas premian ideas de negocio innovadoras basadas en el concepto colaborativo. Es el caso de Tudomi, una aplicación web para compartir casa por horas, y que ha sido seleccionada dentro del programa Minerva, que trata de acelerar proyectos tecnológicos con posibilidades de éxito, y en el que participan tanto Vodafone como la Junta de Andalucía.

Tudomi propone disfrutar de las comodidades de nuestra casa aunque no estemos cerca de ella. Permite el alquiler de vivienda por horas, gracias a la geolocalización a través de smartphones o dispositivos móviles. Los anfitriones pueden ofrecer comida en su hogar, un cuarto de baño que utilizar, usar el salón como oficina o bien la posibilidad de echar una siesta. Sólo por el tiempo deseado y pactando un precio. ¿Puede competir hoy por hoy un hotel con este tipo de servicios?

Decidas o no pasarte a la tendencia colaborativa, recuerda que usando la aplicación de Fintonic podrás ver en tiempo real y desde cualquier lugar cómo van mejorando tus finanzas y, si combinas los extras de la app con técnicas colaborativas, verás como cada euro de tu nómina se estira más.

Users feedback ( 1 )

  1. Emilio said:

    Muy interesante.

¿Que piensas?