¡Cuidarse no cuesta tanto!

empezar-a-cuidarse

Según datos de la BBC, un 68 % de las personas tienen el propósito de ponerse en forma con la llegada del nuevo año; tanto es así que, según estudios Fintonic, en enero de 2015 el gasto en actividades deportivas y gimnasios aumentó en más de un 9% sobre su media de 44 euros mensuales; otras partidas como restaurantes y bares disminuyeron hasta casi un 12%, de su media mensual de 62€. Sin embargo, la realidad es otra, sólo entre un 20 y un 30% de las personas inscritas a un gimnasio en el mes de enero sigue acudiendo al cabo de un año.

Muchos no ven el beneficio a largo plazo y se desmotivan al darse cuenta de todos los problemas que conlleva ir periódicamente a hacer ejercicios, sobre todo a nivel económico: hacerse con la equipación, las zapatillas, la bolsa de deporte, pagar las cuotas del gimnasio, la matrícula,…

photo-1423068657086-889315a2eba8

¿Cómo hacer que te cueste menos esta nueva vida saludable?

Antes de nada, hay que establecer un presupuesto para este nuevo reto, lo primero es que sepas exactamente de cuánto dinero dispones para gastar en ponerte en forma.

La idea es la de dedicarle el menor tiempo posible para que no se convierta en una pesadilla. Por eso te recomendamos el uso de la aplicación de Fintonic que, con sólo un par de clics, te mostrará al instante cuáles son tus gastos mensuales y cuánto dinero te queda para invertir en tu salud.

Una vez tienes las cosas claras, has de decidir cómo vas a empezar con tu rutina deportiva: empezando a salir a correr al parque, apuntándote a un gym, al famoso crossfit, … Ya hablamos en otro artículo de cada una de las diferentes disciplinas que puedes practicar, y los costes que conllevan, pero ahí no acaba todo.

Para pertenecer a ese 20 o 30% de los que siguen yendo al gimnasio el resto del año, lo mejor es combinar tus rutinas de ejercicios con una buena dieta para obtener el resultado cuanto antes; y si ya era complicado saber por dónde empezar a mover el cuerpo, más aún es saber cómo alimentarlo. Por ello, desde Fintonic, te traemos los consejos de María Recasens.

Maria Recasens, CEO de MiFarmaciaonline.es, es farmacéutica y nutricionista. Hace más de tres años comenzó con su pequeño proyecto, el cual, gracias a una rápida adaptación al mundo online y un extraordinario servicio de atención al cliente, se ha convertido en una de las farmacias online de referencia en España.

Fintonic – ¿Cómo nos recomendarías empezar?

María Recasens – Por pequeños cambios. Empezar a cuidarse no quiere decir dejar de comer y pasarse el día contando calorías, ni mucho menos. Lo más importante de todo, no es empezar dietas muy estrictas que nos complican nuestro día a día y nos hacen imposible seguirla, sino ir mejorando poco a poco nuestros hábitos e ir modificándolos paso a paso.

Puedes empezar por algo sencillo como, por ejemplo, mejorar el desayuno. ¿A que a todos nos gusta tomarnos una tostada con aceite y un café, y tampoco nos quita tanto tiempo? Esto es una de las primeras cosas que tenemos que cambiar, porque es una de las comidas más importantes del día; te va a dar energía y va a hacer que tengas menos hambre a lo largo del día.

cuidarse-desayuno

Fintonic – ¿Y qué recomendarías a aquellos que no desayunan porque no tienen nada de hambre?

María Recasens –  Que intenten tomar algo ligero antes de salir de casa, y desayunen un poco más tarde en el trabajo, pero que no lo dejen pasar, los ayunos de varias horas no son nada buenos para el azúcar.

Fintonic – ¿Qué otras cosas podemos hacer?

María Recasens –  Comer 5 veces al día: la comida de media mañana y media tarde son las grandes olvidadas en la mayoría de los casos y acaba provocando que se llegue con muchísima hambre a la comida o a la cena. No hace falta que sean comidas muy abundantes, ni que dejes el trabajo a un lado para hacerlas, pero si se va a notar la diferencia si lo cumples. Una pieza de fruta, un yogur desnatado o alguna barrita de cereales, puede ser una buena solución.

Fintonic – ¿Y qué pasa con las comidas principales?

María Recasens –  Aquí varía mucho si comes en un restaurante o te llevas la comida de casa.

En el primer caso, tienes mucha más variedad donde elegir, los platos suelen ser más apetecibles y al final de la semana, te permite consumir varios tipos de alimentos diferentes que hacen tu dieta más equilibrada. Si este es tu caso, debes elegir siempre un primer plato de ensalada o crema de verduras; y como plato principal, una proteína a la plancha (carne o pescado) con una guarnición de verdura o ensalada. Es importante no olvidarse de las legumbres o los hidratos de carbono, como la pasta o el arroz, ya que aportan muchas vitaminas y minerales a la dieta, aunque hay que ser conscientes de que aportan más calorías que las carnes o los pescados.

En cuanto a las personas que se llevan la comida de casa, no todo son puntos negativos. Cuentan con la ventaja de que es comida casera, y saben la cantidad de aceite que han puesto y el tipo de aceite que han elegido. Además, son más conscientes de las cantidades que comen. Por el contrario, la variedad de productos que se pueden llevar, y que sean apetecibles, es más reducida.

cuidarse-comidas-principales

 Fintonic – ¿Y en cuanto al postre?

María Recasens –  Siempre es mejor optar por frutas o yogures desnatados frente a otros más elaborados y calóricos, como pueden ser los flanes, las natillas o el arroz con leche. Estos deberían tomarse en ocasiones especiales.

Fintonic – Y a todos aquellos que se acaban de apuntar al gimnasio, ¿qué les recomiendas?

 María Recasens –  ¡Aprovecharlo! No os desfondéis yendo 5 días a la semana a tope, es preferible coger el hábito de ir 2 o 3 días a la semana, pero de forma constante. Los ejercicios cardiovasculares suelen ser los mejores para eliminar grasa y aumentar la resistencia.

¡Empezar a cuidarse no cuesta tanto!

¿Que piensas?