Cuánto gastarás esta primavera y por qué deberías ahorrar

04-15 05

Con la primavera llega se anima el consumo por una cuestión de estadística y estacionalidad. Las vacaciones de Semana Santa y el negocio que generan siempre repercute positivamente, pero hay mucho más.

¿Cómo nos enfrentamos los españoles a este segundo trimestre de 2015, ya en plena primavera? La actividad económica y la creación de empleo en España se han acelerado más de lo previsto en los tres primeros meses del año. Los datos dicen que la demanda interna es mayor, las exportaciones tienen un comportamiento relativamente positivo y los españoles nos hemos visto favorecidos por una política monetaria expansiva ambiciosa. Si a todo esto le sumamos la caída del precio del petróleo, el panorama primaveral parece halagüeño.

Precios bajos = más consumo

¿Por qué vamos a gastar más en mayo, por ejemplo, que en febrero? En primer lugar, porque los precios han caído en términos generales, tal y como recoge este informe del Observarorio Cetelem. Según el INE, los precios de carburantes y lubricantes han bajado un 18,8% y el gasóleo y el fuel oil de calefacción lo han hecho hasta un 26,6% menos.

Además, los alimentos y la tecnología también son más baratos ahora que a principios de año. Las carnes de vaca, ave y cerdo han bajado un 0,8%, 1,9% y 2,5% respectivamente; la leche cuesta un 1% menos y la mantequilla y la margarina han disminuido el coste un 8%.

Respecto a la tecnología, ha habido un retroceso importante por lo fuerte de la competencia entre marcas: los smartphones han recortado sus PVP hasta en un 15%. También bajan los dispositivos informáticos (11,9%) y fotográficos (10,5%).

No obstante, todavía hay pequeños obstáculos como para desatar un frenesí de consumo: no se han superado desequilibrios estructurales (sobre todo en materia de empleo) y el calendario electoral que se nos viene encima –la primera cita con las urnas, tras Andalucía, es el 24 de mayo en casi todas las autonomías– hace que haya incertidumbre en los mercados financieros, también a nivel europeo.

Aprovechar (financieramente) la primavera

Llega el momento de hacer balance del primer trimestre del año. ¿Cómo estábamos a fecha 1 de enero de 2015 y cómo estamos ahora? No hace falta que saques la calculadora, la app de Fintonic puede facilitarte mucho esta tarea de ponerte frente a frente con tus gastos e ingresos con sólo un par de clicks!: desde tu ordenador o Smartphone puedes filtrar por rango de fecha y ver cuánto has gastado y en qué este primer trimestre de año y, como no, mejorar tus marcas de cara al siguiente trimestre gracias a la tecnología de esta app, que categoriza automáticamente por ti todas las entradas y salidas de dinero de todas tus cuentas, y te avisa con alertas cada vez que ocurra algo “extraño” con tus cuentas: cobro de un recibo duplicado, de comisiones, saldos bajos en la cuenta, etc.

Éstos son los cuatro consejos que recopilan desde Fintonic y que te ayudarán a encarar la primavera con el mejor propósito de ahorro:

1)    Establece un objetivo de ahorro. Ahora que ya han quedado atrás los gastos navideños y la cuesta de enero, quizá sea el momento de recuperar nuestros planes para ahorrar, que pudieron quedar ‘en el aire’ hasta ahora. La primavera es un buen momento para establecerse una meta de ahorro a largo plazo y diseñar la forma en que queremos alcanzarla. No pierdas tiempo y usa apps de gestión financiera para crearte presupuestos automáticos.

2)    Di adiós al papel. ¿Todavía tienes resguardos y tickets del pasado invierno? Es el momento de comprobar que ya no están vigentes (ojo con las garantías) y deshacerte de ellos. Si además eres de los que todavía usan archivos engorrosos de Excel para gestionar tus cuentas, también puedes dejarlos atrás gracias a la herramienta de Fintonic: es hora de jubilar los recibos y los facturas en papel y ver tus números en digital y en tiempo real desde cualquier parte.

3)    Comprueba tus deudas, sobre todo las de la tarjeta de crédito. Si tienes los pagos aplazados en cuotas, intenta amortizar los cargos de forma anticipada siempre que te sea posible para evitar pagar intereses. Recuerda que lo mejor es financiar nuestras compras en plazos relativamente cortos (3, 6 o 12 meses) precisamente por la misma razón. Si necesitas reprogramar los pagos, hazlo, especialmente para quitarte de encima las deudas contraídas el pasado invierno.

4)    Vende lo que no necesites. Puedes acudir a un mercadillo, a una tienda de segunda mano o a una web especializada: el objetivo es darle salida a todos esos objetos que sabes que no vas a utilizar, aprovecha el cambio de estación para deshacerte de la ropa de otras temporadas o, incluso, de los regalos de Navidad que no te gustaron y que no puedes devolver. Además de suponer un ingreso extra, te aportarán un sentimiento de liberación muy reconfortante.

Una buena planificación de ahorro ahora puede ‘salvar’ tu año. Recuerda que usando Fintonic podrás saber al instante cuales son tus gastos recurrentes y en cuales has de reducir; podrás invertir lo rascado en tus objetivos de ahorro a corto o largo plazo, ¡así de sencillo!

¿Que piensas?