Cómo preparar tu bolsillo para afrontar un despido

En lo que llevamos de año, España se ha convertido en el país de la Unión Europea en el que se han producido mayor número de despidos.

Según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), el desempleo en nuestro país llegará este año hasta el 27% y, aunque para 2014 se augura una leve mejoría, la caída del empleo se ha convertido en el pan nuestro de cada día y hay que estar preparados.

Si sospechas que vas a ser despedido o, lamentablemente, ya estás en esa condición, es fundamental una buena planificación financiera para hacer frente a esta nueva situación. Pero no te preocupes, en Fintonic.com hemos decidido echarte un cable recopilando para ti una serie de pasos que te serán de gran ayuda en tu nueva etapa:

Pon en orden todas tus cuentas: ingresos vs gastos

Para intentar minimizar el impacto que causa el desempleo en la economía personal, es importante tener todas las cuentas bajo control. Conocer cada entrada y salida de dinero es vital ahora que vas a prescindir de un salario mensual.

Los ingresos.

1. El finiquito

Tras la reforma laboral de 2012, los despidos improcedentes se han abaratado de 45 a 33 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades, mientras que en el caso de los despidos procedentes, corresponde 20 días por año trabajado con un máximo de 12 meses.

En el finiquito se deben incluir las cantidades correspondientes a las vacaciones no disfrutadas, la parte proporcional de las pagas extraordinarias, la indemnización, según corresponda como indicamos en el punto anterior, y otras cantidades que sean adeudadas por el empresario

Como en Fintonic nos gusta hacerte la vida más fácil para que dediques tu tiempo a cosas realmente importantes, te recomendamos el uso de herramientas online como calculo-finiquito.com o de sencillas apps como Finiquito que, con sólo aportar algunos datos básicos como inicio y fin de la relación laboral, salario bruto anual, días de vacaciones sin disfrutar o tipo de baja, entre otros, te dan en un momento una cifra bastante aproximada de cuánto será tu indemnización.

¡Recuerda! Si no estás de acuerdo con la indemnización, no debes firmar. En este tipo de casos, lo que has de hacer es acudir al Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) donde, en la gran mayoría de los casos, la empresa y el trabajador llegan a un acuerdo.

2. Prestación de desempleo:

Antes de nada, has de saber que para poder cobrar la prestación por desempleo tienes que haber cotizado mínimo 360 días antes de la extinción de tu actual contrato de trabajo. Si no es tu caso, no está todo perdido, ya que es posible que puedas optar al cobro del subsidio de desempleo, que consiste en una cuantía mensual de 426 euros (cantidad que se actualiza anualmente) cuya duración dependerá de tu situación personal (también puedes solicitar a esta ayuda una vez se te acabe el paro).

Para calcular qué cantidad de paro que vas a cobrar, deberás mirar en tu nómina el apartado que dice “base de cotización por contingencias profesionales (A.T. y E.P. y conceptos de recaudación conjunta (Desempleo, Formación Profesional y Fondo Garantia Salarial)“. Tienes derecho a cobrar el 70% de esta base de cotización durante los primeros 6 meses, mientras que el resto del período la cantidad baja al 50%. Has de saber que de la cuantía que se cobra del paro hay que pagar impuestos de IRPF y de cotización a la Seguridad Social (4,7% de la base del paro).

Como puede ser algo complicado de calcular, puedes utilizar este simulador del Ministerio de Desempleo y Seguridad Social del Gobierno Español para calcular de forma automática tu prestación por desempleo.

Los gastos.

Ahora que ya eres consciente de los ingresos de los que vas a disponer, has de ser capaz de estirarlos al máximo minimizando todos tus gastos recurrentes mensuales.

¿Cómo empezar a recortar?

Para empezar a tomar buenas decisiones evitando todo tipo de gastos superfluos, has de detectar donde se te va cada euro de tu economía mes a mes. ¿Sabes cuánto pagas en comisiones o, cual es al cuantía total mensual de tus facturas? Complicado, ¿verdad?

Ya decíamos antes que nos gusta hacerte la vida algo menos complicada y, por ese motivo, antes de animarte a cuadrar tikets (seguramente perdidos) o extractos bancarios, te recomendamos el uso de Fintonic.com para llevar todas las cuentas de todos tus bancos y tarjetas bajo control, y te ayude con sus numerosas funciones a estirar cada euro de tu nómina, algo fundamental en una situación tan incierta como es el desempleo.

Márcate un presupuesto en la herramienta para no sobrepasar ninguno de tus gastos. ¡Tranquilo! no tendrás que estar constantemente pendiente de tu evolución, ya que Fintonic te enviará alertas y notificaciones siempre que detecte algo extraño: cargos de comisiones, movimientos duplicados, desvíos de presupuesto… Así estarás algo más tranquilo 🙂

Ahora que has detectado cuáles son tus gastos mensuales, debes evitar planificar nuevos e intentar reducir al mínimo los que ya tienes para poder rascar esos euros que tanto necesitas: La factura de la luz, las comisiones bancarias, la gasolina, teléfono móvil, el supermercado… Son sólo un ejemplo de las muchas partidas que puedes atacar para prolongar tu salud financiera.

¡Cuidado con los gastos emocionales! Aunque te parezca buena idea salir a descargar adrenalina con tu tarjeta de crédito (aunque sólo sea por una vez), rara vez tomamos buenas decisiones cuando estamos de bajón. Muchos de nosotros usamos las compras como una terapia pero, lo que al principio parecía una buena idea, se disipa al llegar a casa.

Ahora que gracias a las nuevas tecnologías estás totalmente en sintonía con todo lo que ocurre en tus cuentas, será más fácil que puedas centrarte en la búsquedas de un nuevo empleo (de esto hablaremos en otro artículo) con la tranquilidad que necesitas. ¡Muchísima suerte!

¿Que piensas?