Resulta difícil pensar que grandes empresas como Apple, Nike o Coca Cola empezaron estando abajo. Sus creadores tenían una gran idea, pero ninguna financiación y, hoy en día, son imperios…