Aprende a ser todo un Jedi financiero

05-15 07

Mayo (concretamente el día 4) ha sido el mes de los fans Star Wars, que rinden homenaje por todo el mundo a una de las sagas cinematográficas con más seguidores en la historia.

La elección de la fecha se debe a un juego de palabras a partir del popular saludo “Que la fuerza te acompañe”, que en inglés se traduce como “May the Force be with you”, y que guarda similitud con “May the fourth be with you” (que significa “Que el 4 de mayo te acompañe”). De hecho, en Twitter se usa hoy el hashtag #maythe4thbewithyou.

Aunque puede ser complicado imaginar a Obi-Wan Kenobi cuadrando sus cuentas con una hoja de Excel, podemos imitar a la Orden Jedi a la hora de mejorar y poner nuestras cuentas al día.

La autodisciplina es un principio clave de la vida Jedi, así como las bases para mantener nuestros objetivos de ahorro por buen camino. Por desgracia, todos sabemos que la naturaleza humana es a veces incompatible con la autodisciplina; y por ese motivo y con la ayuda de la fuerza, desde Fintonic nos traen 4 trucos mentales inspirados por el propio Yoda para ayudar a todos los lectores a conseguir sus objetivos de ahorro sin necesidad de usar una espada láser:

1. “Lo que has aprendido desaprender debes”.

“Desaprender” de tus malos hábitos de gasto requiere que deseches las tentaciones de volver a las viejas costumbres. Una buena forma de empezar es dándote de baja de todos esos emails que recibes a diario de tus tiendas favoritas, llenos de ofertas para socios como tú que lo único que consiguen es que bombardees tu presupuesto.

Para no volverte loco dándote de baja una por una de todas las newsletters que recibes, usa la aplicación de Unroll.me, que con un par de clicks te da de baja de todos los boletines que desees.

2. “El lado oscuro todo nubla. Imposible ver el futuro es “.

Los psicólogos han hecho hincapié durante décadas en los beneficios de la visualización, con estudios que demuestran que las metas se logran más fácilmente mediante la creación de una imagen mental del futuro deseado.

Da un paso más allá de la visualización mediante la creación de una imagen física de tu objetivo para colgarla en casa o tu lugar de trabajo. Puede tratarse de una impresión, un dibujo o incluso un post-it que describa tu meta financiera. Mira esta imagen diariamente para recordar tu compromiso financiero y verás como las fuerzas no flaquean.

3. “Paciencia tener debes, mi joven padawan”.

La paciencia puede ser la virtud más difícil, pero vale la pena cultivarla en la vida (financiera). Cada vez que pienses en comprar – sobre todo cuando se trate de compras especialmente grandes – da un paseo si es necesario y medita bien tu compra. Muchos expertos han descubierto que se evitan numerosos gastos superfluos si sorteamos el impulso momentáneo de adquirir algo. Aplicar el tiempo y espacio a la hora de comprar permite determinar si el artículo es esencial para tu vida o, si de lo contrario, se trata simplemente un impulso.

Tu voluntad es mucho más fuerte de lo que piensas. Luke Skywalker también necesitaba de ayuda para confiar en sus habilidades. No lo olvides nunca: la fuerza ya es fuerte dentro de ti. Se prudente y ahorrarás mucho más dinero del que imaginas.

4. “Lo que ganas sólo encontrarás”.

Según el III Estudio de Fintonic, 8 de cada 10 familias desconoce en qué partidas se gasta el dinero y cuánto destina a cada una, ahorrando de media un 2% de lo que ganan al año. Aumentar esa capacidad de ahorro es todo un reto Jedi, y una de las partes más importantes a tener en cuneta para una vida financiera sana.

Lo óptimo a medio plazo es ajustar todos los gastos recurrentes al 70% del sueldo, y así ahorrar mensualmente un 30%. El ahorro que finalmente consigas,  destínalo a dos cosas:

1- Un colchón de emergencia o imprevistos, de seis veces tus gastos mensuales.

2- Tú objetivo o meta de ahorro, por ejemplo el viaje de este verano.

Sabiendo dónde se te va el dinero, y cuáles son  tus objetivos de ahorro, sólo te queda no desviarte de estos objetivos. Como sabemos que no es fácil, además de los consejos anteriores te recomendamos el uso de Fintonic para:

  • Tener un presupuesto ajustado poniendo un límite de gasto máximo por todas las categorías (móvil, supermercado, restaurantes …).
  • Hacer un seguimiento periódico de cómo están tus cuentas, y reajustar, si fuera necesario, tu presupuesto.
  • Recibir alertas a la velocidad de la luz cuando algo no cuadre en tus cuentas: recibos que te pasan dos veces, comisiones que no esperabas… Evitarás sorpresas a final de mes y que tus objetivos de ahorro no se desvíen.

 

 

¿Que piensas?