‘Ami-enemigos’ financieros: ¿Qué te hace gastar más?

En los tiempos que corren es difícil que un asunto sea ‘sólo nuestro’. Nadie vive exclusivamente por y para sí mismo y tenemos que acostumbrarnos a que las decisiones que tomamos, los buenos propósitos, no sólo nos incumben a nosotros.

Esto también sucede con nuestra economía. Sea cual sea nuestro estilo de vida y de familia, vamos a estar rodeados de personas que influirán en nuestra forma de gastar –y ahorrar– dinero.

Hoy queremos ayudarte a identificar a uno de los especímenes más peligrosos para el ahorrador: el ‘ami-enemigo’; una persona cercana, probablemente querida, cuyo propósito es tentarte con planes que desvían tu presupuesto, aventuras financieras de dudosa estabilidad y préstamos difícilmente reembolsables.

¿Se puede ‘sobrevivir’ al ataque de un ami-enemigo? Sí, y desde Fintonic sabemos cómo hacerlo. Además de contar con nuestra herramienta, aquí tienes algunos consejos para que puedas identificar y ‘bloquear’ a estos ‘vampiros bienintencionados’.

Quién y qué es un ami-enemigo

“Siempre que quedo para hacer algo con X, acabo gastando más dinero del que tenía previsto”.

Seguro que te has reconocido en esta frase, e incluso sabes quién está detrás de esa X en el enunciado. Esa persona es tu amigo en un plano personal, pero también un enemigo para tus finanzas. Os apreciáis, pero de alguna manera te sabotea. Te presentamos a tu ami-enemigo.

Qué difícil es decirle que no a X… Sus planes siempre son espontáneos, alocados, y sí, de presupuesto extremadamente volátil. No debemos criminalizar al ami-enemigo, que no suele darse cuenta de lo que hace, pero sí debemos aprender a neutralizarlo.

La presión de grupo

Puede que estés ahorrando para comprar un coche o una casa. Quizá haya un bebé en camino, o un hijo a punto de empezar a estudiar. A lo mejor acabas de quedarte en el paro y has tenido que rediseñar tu estilo de vida y ahorro…

En cualquiera de esas situaciones, debes estar alerta para no dejarte arrastrar por los ami-enemigos, que muchas veces actúan sin empatía alguna. Si además te rodean varios dentro de tu círculo cercano, la resistencia es crucial.

Te proponen ese fin de semana exótico justo antes de que te pasen la cuota del seguro y el alquiler del mes. ¡Qué casualidad! ¿No será mejor hacer estas cosas en otro momento, de otra manera…?

No te dejes llevar por los nervios y declina la oferta. Si lo necesitas, dales las explicaciones que consideres oportunas. Tus ami-enemigos sólo quieren pasar un buen rato y compartirlo contigo, pero ¿qué pasa si después del primer ‘no’ siguen insistiendo?

Ya no es una cuestión de amistad, sino de control. Si en algún momento te sientes presionado o incluso amenazado –“tú sabrás, tú te lo pierdes”–, intenta ser paciente y mantenerte en tu posición.

Si pese a todo caes en la tentación, no te castigues… Pero sé consciente de que la próxima vez tendrán que llevarse una negativa. Que el miedo al rechazo o a no ser aceptado no te lleve a descuadrar tu economía.

6 consejos para saber decir que no.

Este problema es mucho más común de lo que parece. Si eres de ese tipo de personas a las que le cuesta decir ‘no’, aquí tienes algunos consejos que pueden ayudarte a neutralizar a tus ami-enemigos:

  1. Ya te hemos hablado de lo útil que es un presupuesto. En Fintonic te ayudamos a llevar un control del dinero que entra y sale de tus cuentas y te permitimos elaborarte presupuestos a medida. Si un ami-enemigo intenta desviarte de tu objetivo, ¡échanos la culpa! Explícale que tienes un presupuesto y que no puedes gastar más de lo previsto.
  2. Ve más allá del ‘no’. Si tus amigos quieren irse dos semanas a Ibiza, pero tú no puedes permitirte más que ir y volver en el mismo día a Cambrils, debes decírselo. Rechaza el plan y explica con claridad por qué lo haces. Cuéntales que estás tratando de ahorrar para cambiar de coche o que hasta que no encuentres trabajo no puedes embarcarte en ese tipo de gastos. Con esto debería bastar.
  3. Propón alternativas. Quizá no puedas gastarte 150 euros en ese nuevo restaurante tan glamouroso, pero sí puedes ofrecer tu piso para una cena casera. Hazles ver que tu negativa a participar en esos planes no es una cuestión de amistad, sino de presupuesto.
  4. Si insisten, habla claro. Si tus ami-enemigos te presionan constantemente para gastar más de lo que debes, haz acopio de valor y háblalo con ellos. Si valoras su amistad, y ellos la tuya, una conversación sincera sobre por qué no puedes salir todos los fines de semana puede ser vuestra salvación.
  5. El punto de no retorno. Has sido sincero, claro en tus explicaciones y posibilidades y aún así uno de tus ami-enemigos se ha enfadado contigo y comenta por ahí que has cambiado, que te has vuelto un aburrimiento, que no quiere contar contigo… Es duro, pero deberás replantearte esa amistad. No es necesario darla por terminada, pero quizá convenga que pasen unos cuantos días sin veros. Vuelve al grupo cuando tus finanzas estén a punto y en forma.

Ahora que ya sabes cómo detectar a esos ami-enemigos, recuerda que Fintonic puede ser tu aliado a la hora de neutralizarlos. Con nuestra herramienta tendrás al día todas tus cuentas y tarjetas, de todos tus bancos. Si lo necesitas, muéstrale tu presupuesto personalizado a ese ami-enemigo insistente. Verás cómo, al final, puede convertirse tan sólo en un amigo más, sin el ‘lado oscuro’.

 

¿Que piensas?