Ahorrar tiempo y dinero: 19 trucos que cambiarán tu vida

ahorrar-tiempo-dineroEn Fintonic estamos empeñados en ayudarte a ahorrar tiempo y dinero, incluso aunque estés seguro de que no puedes hacer nada más de lo que ya estás haciendo para tener tus gastos y tu día a día controlados. Siempre hay un pequeño ‘truco’ que se nos escapa; un gesto que nos puede evitar unos cuantos euros; un cambio de actitud que parece insignificante y no lo es…

Pero antes de todo, ¿sabes cuánto deberías ahorrar al mes? Para que no calcules ‘a ojo’ una cifra, te recordamos que en un artículo antiguo ya calculamos ese porcentaje, que es concretamente de un 10% de lo que ganas en tu trabajo al mes, según este documento del Instituto Aviva. ¿Ya tienes en mente esa cifra, en tu caso personal? Pues ahora vamos a ayudarte a que sea un objetivo alcanzable y sin que duela. Lo prometemos.

Para ir comprobando tus progresos, recuerda que con Fintonic puedes ver de un instante todas tus cuentas en un mismo lugar. Así puedes controlar el impacto de tus decisiones cotidianas en tu cuenta bancaria… Seguro que te sorprendes al aplicar alguno de estos 20 consejos.

La batalla empieza en casa

Allá por los años 60 cantaba Dionne Warwick aquello de A house is not a home: una casa –sus paredes, sus muebles– no es un hogar. Lo que quería decir la canción es que tu piso (o tu mansión) es mucho más que el sitio donde duermes antes de levantarte para ir a trabajar día tras día. Una importante parte de tus ingresos se destinan a tu hogar: desde el alquiler o la hipoteca a las facturas de luz, agua o gas; el seguro, tener llena la nevera…

Tampoco hay que fustigarse por tener un despiste un día, pero no hagas de los pequeños despilfarros una costumbre. ¿Qué cosas podemos hacer para que lo que nos gastamos en ‘vivir el día a día’ sea más llevadero? Aquí tienes una pequeña lista de sugerencias:

1) Controla tu consumo de energía. Olvídate del modo ‘stand by’ y apaga todo lo que tengas posibilidad de apagar cada vez que salgas de casa. Todo electrodoméstico que dejamos enchufado, pero no completamente apagado, supone un despilfarro de energía que pagarás en tu factura aunque no la consumas.

2) ‘Robotiza’ tu casa. Ríndete a la domótica, esa tecnología que convierte tu casa en inteligente. Infórmate sobre las posibilidades que tienes, preguntando siempre dentro de tu comunidad de vecinos, y plantéate instalar sistemas para –por ejemplo– controlar la iluminación de tu casa, el termostato, las alarmas de seguridad… Las empresas que se dedican a este sector se agrupan dentro de LonMark España; consulta la web para ver qué servicios ofrecen.

3) Ten tu casa ordenada. Ya sabemos que cada cual tiene su orden, y que el caos a veces puede ser maravilloso, pero estamos hablando de procrastinar. Lo cierto es que si todo está ordenado, es más fácil organizarse: si hablamos de la nevera, si todo está donde tiene que estar veremos qué cosas nos faltan. Si hablamos de tu mesa de trabajo, hazte con unos buenos archivadores, o en su defecto, una trituradora de papel y déjalo diáfano. Serás más rápido y más eficaz en tus tareas si no tienes distracciones rodeándote.

4) Sé razonable con tu armario. Quizá añores aquellos tiempos infantiles en los que cada mañana al despertarte aparecía ante ti la ropa que debías ponerte para ir al colegio, mágicamente. Ahora que eliges (y compras y lavas y planchas) tú, hazte un favor y hazlo la noche anterior. Aún mejor: dedica media hora cada domingo a elegir lo que te pondrás la semana siguiente. Vas a ahorrar tiempo y neuronas recién levantadas, créenos. Además, de vez en cuando, ve retirando ese jersey que no te pones o esos pantalones que ya no te caben y dónalo, regálalo o véndelo por Internet.

5) Pon bien tu lavadora. No es que te estemos acusando de nada, pero ¿has leído cuidadosamente las instrucciones de tu lavadora, de las etiquetas de tu ropa, de tu detergente?… Toda mancha que sale a 60ºC lo hará a 40ºC y además tener dos cestas para la ropa sucia (blanca y de color) te ayudará a hacer tus coladas más eficientes: ahorrarás agua, energía y detergente.

6) Compra a granel. Nos gustan las grandes ofertas, sobre todo a la hora de llenar el carro de la compra, pero debemos ser conscientes que las ofertas 2×1, 3×2, o la segunda unidad a mitad de precio sólo son útiles en productos no perecederos; son adecuadas para todo, excepto para los productos frescos. Evitarás que la comida acabe en la basura y ahorrarás una media de 60 euros al trimestre.

7) Desmonta tu desayuno. Es una de las comidas más importantes del día, pero no deberías dedicarle más de 15 minutos. Tienes que hacer con tu nevera y tu despensa lo mismo que hemos sugerido para tu armario: intenta tener planificados tus desayunos con antelación para poder ‘componerlos’ cada mañana sin dedicar demasiado tiempo. Los rituales déjalos para el día que no tengas que madrugar.

8) El café, mejor made in tu casa. Ya te lo comentamos en otro artículo: para ahorrar es mejor que te compres una buena cafetera que depender del bar de tu trabajo. Un café de lunes a viernes ronda los 10 euros a la semana; al mes estás gastando unos 40 euros en café. Al año, unos 450–500 euros. Cómprate un café que te guste y llévatelo hecho de casa: así pagarás unos 10 céntimos por café. Mucho más llevadero, ¿verdad?

9) Lava los platos después de comer. Bueno, nadie quiere lavar los platos después de comer, pero si lo haces de forma inmediata, esta tarea requiere menos tiempo. Y si tienes un lavaplatos, enjuaga tus platos y la pila de inmediato.

Tiempo, tiempo, tiempo

Hemos hablado de cosas que puedes hacer para ahorrar tiempo y dinero en tu casa, pero ¿qué hay del trabajo y de las rutinas? Hay determinadas cosas que puedes hacer para ser lo más efectivo posible y aprovechar tu tiempo al máximo. Y qué decir de tus ahorros…

Si no quieres enredarte en sumas, restas y operaciones para controlar lo que gastas y dónde lo gastas, recuerda que para eso está Fintonic. Todo movimiento queda registrado en tus cuentas y si no eres un ejemplo de constancia a la hora de recolectar tickets de compra, nuestra aplicación te hará la vida más fácil.

10) Aprende a decir ‘no’ cuando se trate de tu tiempo. Huye de la improductividad y de los bucles que no llevan a ninguna parte. Si te atascas en una tarea o una discusión, apártate de ella y retómala sólo cuando te veas preparado. Si ves que no consigues nada, pide ayuda, pero no te quedes atrapado.

11) Adelanta tu reloj unos minutos. Es un truco simple, pero de verdad funciona. No sólo sirve para aquellos que tienen problemas de puntualidad: esos 5 o 10 minutos extra que te regalas a ti mismo pueden marcar la diferencia entre una buena y una mala decisión, y eso no tiene precio.

12) Llama, no whatsapeesCuánto nos gusta tirar de mensajería instantánea, ¿verdad? Pero los mensajes a veces no llegan, o se ignoran deliberadamente. Si necesitas una respuesta rápida, llama; no escribas. Un mensajito puede esperar, pero una llamada indica interés y urgencia. Esto hará que seas más resolutivo en tus gestiones.

13) Pide on line. Si sabes que vas a comer fuera, ¿por qué no vas haciendo el pedido antes de llegar al sitio, por el camino? Cada vez en más establecimientos existe la posibilidad de hacer el pedido de forma telemática para ahorrar colas. No los desaproveches; nunca sabes lo indeciso que puede ser ése que va a pedir antes que tú.

14) Tu teléfono, tu post-it.Ya que tienes esa cámara de 200.000 megapíxeles en tu móvil, ¿por qué no la usas para almacenar pequeños recordatorios? Notas, nombres de calles, restaurantes, tarjetas… Ve guardándolos (y haciendo copias de seguridad) para tener tu agenda bien planificada.

15) Alíate con el calendario de tu smartphone. Todo móvil o tablet tiene su propio calendario, que puedes sincronizar con tu correo, para tener controlados perfectamente fechas, cumpleaños, reuniones y plazos.

16) Limpia tu agenda. De verdad. Tienes que llamar a esa persona y llevas unos 30 segundos desplazando el scroll de tu agenda sin encontrarla, encontrándote con nombres de personas que no recuerdas exactamente quiénes son… Bórralos. Si no vas a llamarles casi en ninguna circunstancia, quizá no sea necesario que estén ocupando un lugar en tu listín, ¿no?

17) Verifica tus rutas habituales. Te has acostumbrado a esa ruta de metro para llegar a tu trabajo, pero quizá haya un autobús que te evita un transbordo. Revisa tus recorridos en busca de la mejor opción de vez en cuando: ahorrar gasolina, o tarjetas de transporte, es siempre una buena idea.

Trabajar para vivir y no al revés

Déjanos terminar con dos últimos consejos (sumando así los 19 que te hemos prometido) para organizarte mucho mejor para ser un gran ahorrador de tiempo y dinero.

Si aprendes a vivir conforme a pequeñas metas de ahorro, realistas, verás que tus finanzas experimentarán un salto cualitativo que notarás el próximo fin de mes. Y durante mucho tiempo. Pero para eso necesitas estar centrado y así es como puedes conseguirlo:

18) Apaga el móvil cuando lo necesites. Desconecta. No mires el correo del trabajo. Silencia las notificaciones. Hazlo especialmente al caer el día y ‘reengánchate’ en cuanto te levantes. Todo el mundo necesita descansar, incluso aquellos que trabajan con guardias localizadas. Lucha contra la ‘hiperconexión’.

19) Delega. Si lo necesitas, pide ayuda. No sólo en el trabajo; también en tu casa, a tus amigos, al profesor de ese cursillo de natación en el que no terminas de despegar. Y no te obsesiones con tus números: no permitas que una economía saneada convierta tu vida personal o familiar en inexistente.

Esperamos que alguna de estas 19 pequeñas lecciones te resulte útil en tu día a día. Hagas lo que hagas, lo que sí te aconsejamos para estar siempre al tanto de qué pasa con tu dinero es que no te olvides de Fintonic. Cualquier movimiento en tus números te será comunicado para que nada te pille desprevenido.

¡Que nada te detenga en tus propósitos de ser un ‘ninja’ financiero!

Users feedback ( 1 )

  1. Jose Antonio said:

    Daros las gracias por creas esta aplicación que nos va hacer las cosas más fácil a los que no llevamos muy bien el controlar los gastos de casa.

    Un saludo

¿Que piensas?