Ahorrar en la factura del gas

ahorrar-factura-gasEl año pasado se gastó por hogar una media de 250 euros en la factura del gas. Comparando esta cifra con lo gastado en 2010, vemos que año tras año, la factura del gas ha ido notando un descenso, en concreto un 8,4 por ciento, es decir, unos 22 euros menos por familia.

En el caso de los usuarios de Fintonic, la media de consumo el último año ha sido de 129 €, siendo la del 20 % de los usuarios mayor de 187€

Las familias madrileñas fueron las que más pagaron por su consumo de gas, alcanzando una media cercana a los 415 euros, casi el doble que la media nacional. De hecho, fue la Comunidad de Madrid la única región de España que superó los 400 euros por familia en su extracto de gas.

Tras los hogares de la capital les siguen los cántabros, riojanos y navarros que se posicionan con una media de consumo de entorno a los 370 y 390 euros. Por el contrario, los hogares andaluces se sitúan a la cola del gasto de gas, destinando un presupuesto medio de unos 130 euros por familia.

los canarios son, nuevamente, los que menos pagan en su factura de gas, siendo el territorio español con el gasto más reducido durante el último año. Ambas provincias canarias, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas, no llegan ni a los 50 euros de gasto en gas por familia, a pesar de que desembolsaron un 30 por ciento más que en el año 2012.

¿Cómo ahorrar en la factura del gas?

•Ámbito de la calefacción.

Mantenimiento y revisión de la caldera.

Antes de usar la calefacción, es conveniente revisar y limpiar los quemadores. Si está sucia aumentará el consumo de energía. Además, al principio de cada temporada invernal hay que purgar los radiadores, dejando que salga todo el aire que tengan hasta que empiece a salir agua caliente.

 A tener en cuenta:

 – Aislamiento: una vivienda aislada, evita que se escape el calor y que el frío no entre en el domicilio.

 – Temperatura: mantén una temperatura constante y moderada. Conviene tener la calefacción entre 18 y 21ºC durante el día, suficiente para estar a gusto y no gastar excesivamente. Ten en cuenta que cada grado de más que subas va a incrementar el gasto en un 8%, aproximadamente. Por ello te puede ser útil instalar un termostato que te ayude a regular la temperatura de forma automática, sin tener que estar todo el rato encendiendo y apagando.

Baja la temperatura si vas a salir de casa. Si es por un período corto, de pocas horas, bájala a unos 15ºC, pero si vas a estar fuera un día o más, lo aconsejable es que la cortes por completo

Apaga la calefacción de noche. Si vas a acostarte, puedes dormirte perfectamente si ya tienes la casa caldeada, cortando la calefacción durante la noche y tapándote en la cama con nórdicos o mantas gruesas.

Optimización: usar la calefacción solo donde realmente haga falta. En habitaciones vacías o donde apenas entremos no merece la pena dejar la calefacción puesta, podemos seleccionar por estancias.

– Coloca los radiadores bajo las ventanas. Así, el frío que pueda entrar a través de las mismas podrá ser calentado rápidamente.

– No tapes ni obstruyas los radiadores. Si ponemos ropa encima para que se seque, por ejemplo, haremos que los radiadores necesiten más energía para calentar la casa.

Baja las persianas y cierra las cortinas. Sobre todo de noche y cuando se ponga el sol en invierno, así evitarás fugas de calor en tu casa. Durante el día haz justo lo contrario, sube las persianas y abre las cortinas todo lo que puedas para que los rayos del sol calienten la casa.

No ventilar la vivienda más de diez minutos. Con unos pocos minutos es suficiente para airear la vivienda. Eso sí, mientras tanto no tengas encendida la calefacción, porque será un gasto inútil.

•Ámbito de la cocina.

 – Utilizar ollas a presión consigue ahorrar un 50% en el suministro de gas natural.

– Abrir el horno mientras se está cocinando algo consume casi un 20% del gas debido a que se escapa el calor producido.

– Intentar aprovechar el calor residual cuando se está cocinando ayuda a ahorrar.

•Ámbito del agua caliente.

 – Evitar dejar el grifo de agua caliente abierto antes de entrar en la ducha. Se recomienda darse duchas rápidas para consumir menos gas natural.

Recuerda combinar estos consejos con el uso de apps como Fintonic, desde la que podrás controlar desde cualquier parte cómo evolucionan tus esfuerzos por abaratar tus facturas, no sólo del gas, sino de tus gastos de luz, gasolina, restaurantes… ¡de todo! Vivirás mucho más tranquilo evitando sustos innecesarios a final de cada mes.

 

 

 

 

Users feedback ( 2 )

  1. Miguel said:

    Gracias por estos consejos!!!

    • Fintonic said:

      Gracias a ti!

¿Que piensas?