Lo primero que debes comprobar antes de hacer la Declaración de la Renta (o IRPF) es si estás obligado o no a declarar. Depende, en gran parte de si tus ingresos superan los 22.000 euros brutos al año, pero en cualquier caso, siempre puedes consultarlo con expertos para asegurarte de tu caso concreto.

En la mayoría de los casos tu respuesta será que sí, que tienes que presentar la declaración de tu renta. Pues bien, es importante que tengas en cuenta las deducciones. Con éstas puedes reducir la cantidad que tienes que pagar a Hacienda y, por tanto, ahorrarte un dinero. Investigar todo lo que desgrava, tanto a nivel estatal como autonómico, es la clave para ahorrar en tu Declaración.

 

Tener todo en cuenta en el IRPF

Son muchas las personas que olvidan por completo fijarse en las deducciones autonómicas. Sin embargo, precisamente son éstas las que más deducciones pueden aplicar. Teniendo en cuenta ambas, puedes llegar a ahorrar hasta 3.000 euros en tu Declaración.

En España, el IRPF es un impuesto progresivo. Esto quiere decir que porcentaje que debemos pagar a Hacienda aumenta según lo vayan haciendo nuestros ingresos. Con la última reforma fiscal, aquellas personas que tengan ingresos y patrimonios más elevados serán los que obtengan mayores ventajas fiscales. Según los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), los 16.977 madrileños que atesoran casi el 26% del patrimonio total que se declara en España, se ahorran un 44’1% gracias a las deducciones y bonificaciones. Esta cifra gira alrededor de los 796 millones.

 

A qué deducciones acogerte según la Comunidad

El IRPF es un impuesto que está compuesto de la parte estatal (el Estado) y la parte autonómica (regulada por la Comunidad Autónoma). Los tipos impositivos son diferentes según la Comunidad en la que vivas. Cataluña, por ejemplo, es la Comunidad donde más pagan las rentas bajas y medias. Es la que cuenta con un mayor impuesto para los trabajadores con sueldos menores a los 32.000.

Del mismo modo que sucede con los tipos, dependiendo de la Comunidad encontrarás unas deducciones diferentes a otras. A estas, además, hay que sumarle las deducciones estatales. Es posible consultar las deducciones que te afectan. Existen numerosas páginas que tienen esta información. La página de la Agencia Tributaria tiene un manual sobre la Renta en el que se encuentran las deducciones por Comunidad Autónoma.  

 

¿Ahorro si marco la casilla de la Iglesia y de fines sociales?

Marcar esta casilla en tu Declaración, tanto si sale a devolver como si no, no tiene ningún efecto en el contribuyente. No obstante, muchas personas no son conscientes de dicha casilla y los importes que se destinan a través de la misma.

Si se marca la casilla 105, se asigna un 0,7% de la cuota íntegra del IRPF a la Iglesia Católica y otro 0,7% se destina a los Presupuestos Generales del Estado. Si se marca la casilla 106 se asignará ese mismo importe pero a la ONG de Acción Social y Cooperación al Desarrollo para realización de programas sociales.

Si se marcan ambas, se destinará un 0,7% a la Iglesia y otro 0,7% a fines sociales gestionados por las ONG. Si por otra parte, no se marca ninguna de las dos, ese 1,4% se destinará a los Presupuestos Generales de Estado con destinos a fines sociales.

 

Consejos fiscales para ahorrar en la Declaración de la Renta

Los Técnicos de Hacienda han realizado un Decálogo de Consejos Fiscales que puede ayudarte mucho a reducir tus gastos en la Declaración de la Renta. Desde Fintonic, te animamos a que los sigas para poder ahorrar en tu Declaración.

 Invierte en un Plan de Pensiones. Si decides invertir en un plan de pensiones, debes saber que con la última reforma fiscal, la reducción límite ha disminuido. Antes era necesario que invirtieras 10.000 euros para poder acogerte a las deducciones. Sin embargo, actualmente esta cifra se encuentra en 8.000 euros siempre que no supere el 30% de los rendimientos del trabajo. También reducen las aportaciones realizadas por el cónyuge siempre que los rendimientos del trabajo o actividades económicas no superen los 8.000 euros. Ahora el límite se encuentra en 2.500 euros. Esta ventaja suele ser utilizada por aquellos que tienen mayores ingresos. Para aquellos que ingresan más de 60.000 euros supone un ahorro del 45% (dependiendo de la Comunidad).

 Adquisición de vivienda. Sigue encontrándose la deducción por compra de vivienda habitual. Si la compraste antes del 1 de enero de 2013 o realizaste algún pago en relación a su construcción, podrás disfrutar de su desgravación, siempre que se hayan tenido deducciones por dicha vivienda en 2012 o años anteriores. Así, puedes deducirte hasta el 15% de lo invertido con un límite de inversión de 9.040 euros.

 Neutralización por venta de vivienda habitual. Si durante este año has vendido tu hogar, el dinero obtenido de la venta tributará en la próxima declaración, entre un 19% y un 23%. Sin embargo, si este dinero se invierte en la compra de otra casa habitual, es posible evitar el pago.

 Mayores de 65 años. Aquellas personas que tengan más de 65 años o sean dependientes severos no están obligados a declarar las ganancias resultantes de la venta de una vivienda habitual. También están fuera de obligación de tributar aquellas ganancias obtenidas de cualquier bien (con un máximo de 240.000 euros) siempre que la persona sea mayor de 65 años y constituya una renta vitalicia asegurada en un plazo de seis meses.

 Compensar las pérdidas. Gestha aconseja compensar todas aquellas pérdidas generadas por fondos de inversión, acciones u otros servicios financieros, con ganancias patrimoniales obtenidas. Eso sí, no es posible adquirir esos valores en los dos meses siguientes a la venta. Desde 2015, está permitido que los rendimientos negativos del capital mobiliario se compensen con las ganancias patrimoniales.

 Trabajo en el extranjero. Son muchas las empresas que deciden exportar sus servicios, lo que aporta grandes ventajas fiscales. El rendimiento obtenido por trabajos realizados para empresas con sede en el extranjero se encuentran exentos de tributación con un límite máximo de 60.100 euros anuales. Esta deducción se puede aplicar siempre que se establezca un impuesto parecido al IRPF en el territorio en el que se trabaje. No puede tratarse de un país “paraíso fiscal”.

 Si eres solidario, también desgravas. Si donas a entidades solidarias, guarda los justificantes. También deducen las cuotas sindicales, los gastos de defensa jurídica y los colegios profesionales con carácter obligatorio. Por ello, si donas a ONG, fundaciones y otras entidades a pedir un certificado con los datos identificativos, la fecha y el importe que ha sido donado. En el ámbito estatal, puedes desgravarte un 75% de los 150 primeros euros donados y un 30% del resto de aportaciones. Esta última cifra al 35% si la cantidad donada no ha disminuido en los últimos tres años.

 Afiliación a partidos políticos. Las cuotas de afiliación o las aportaciones suponen una deducción del 20%, con un máximo de 600 euros.

 

Ahorrar en tu día a día y seguir una rutina en la que mantengas tu salud financiera a salvo es fácil, gracias a tu asesor financiero personalizado, la app de Fintonic. Pero pagar menos y ahorrarte un dinero en la Declaración de la Renta es también mucho más sencillo de lo que parece. Pero para ello es fundamental informarte bien de todas estas deducciones para poder aplicarlas a tu caso.

¿Tienes cualquier consejo, curiosidad o pregunta que no hayamos comentado? ¡A qué esperas! Puedes ayudar a muchos usuarios que lean tu comentario en nuestro blog 🙂