El salario medio en España se sitúa cercano a los 19.500 euros brutos al año. Este sueldo puede corresponderse a lo que consideramos una clase media, ya que los puestos directivos suelen recibir un sueldo superior, mientras que por el contrario, los trabajadores no cualificados que trabajan en servicios suelen ser los menos remunerados.

Existen bastantes diferencias salariales entre puestos de trabajo, sectores, sexo, edad… pero, en líneas generales, el salario medio supone una media de 1.625€ al mes. La gestión de este dinero es básica para poder tener una vida satisfactoria, hacer frente holgadamente a las obligaciones y gastos mensuales, poder ahorrar cada mes, etc.

La clase media debe gestionar sus finanzas de forma eficiente para conseguir una salud financiera favorable. No es necesario contar con un asesor financiero, ni un gestor que organice tus cuentas. La app de Fintonic puede ayudarte a mantener tus cuentas a raya, destinar la parte correspondiente al ahorro, realizar presupuestos, etc. con el objetivo de que valores tu situación concreta, y puedas identificar el problema de tus finanzas y cómo resolverlas, a continuación te expongo los principales errores de la clase media a la hora de gestionar su dinero.

 

Errores que no debes cometer al gestionar tu dinero

1. Endeudarse demasiado. El uso de las tarjetas de crédito y débito es una ventaja para los consumidores, no solo por la comodidad de no tener que llevar dinero encima, sino también porque es una de las mejores maneras de controlar y gestionar tus gastos al quedar reflejados en la cuenta bancaria (y en tu app de Fintonic). Sin embargo, muchos de estos gastos están ligado a deudas pendientes, por lo que es necesario llevar un control sobre esos gastos y no gastar más de lo que se gana. Seguir la regla 50 30 20 es una buena opción para saber cuánto puedes gastar en cada parcela de tu vida.

2. No tener un colchón económico. Desde Fintonic siempre lo defendemos, y es que contar con unos ahorros que te permitan hacer frente a gastos inesperados es garantía de una buena salud financiera. La clase media no suele tener un buen hábito de ahorro, y eso provoca que no cuenten con ese dinero que puede hacer falta en determinados momentos y evitaría muchos disgustos. Si vas ahorrando poco a poco cada mes, podrás pagar gastos con los que no contabas e, incluso, permitirte algún capricho de vez en cuando. Lo mires como lo mires, seguir una rutina de ahorro es muy ventajoso.

3. No tener en cuenta la jubilación. Especialmente ahora, cuando la hucha de la jubilación está bajando, y parece que las pensiones van a ser irrisorias, es momento de pensar en qué se puede hacer para mantener el nivel de vida. Los ricos no tienen ese problema porque tienen patrimonio y liquidez suficiente para seguir viviendo bien una vez se retiran del mundo laboral, pero la clase media sufre un cambio muy significativo en el nivel de vida. Para evitarlo, es recomendable abrir un plan de pensiones o ahorrar con el objetivo de mantener el nivel de vida durante la jubilación.

4. Retrasar el ahorro para la jubilación. Como ya te hemos adelantado, tener un plan de pensiones o un plan de ahorro establecido para cuando te retires del mundo laboral es muy importante para mantener el nivel de vida. Sin embargo, este plan de ahorro no puede empezar a los 50 años, sino mucho antes. Aunque no hay una edad estipulada como la mejor, la clase media debe empezar a plantearse ahorrar para la jubilación cuanto antes. De lo contrario, no podrán contar con lo necesario para no devaluar su estado del bienestar.

5. No considerar los intereses de los planes de pensiones y demás objetos financieros. Es importante estudiar bien las operaciones que se pongan en marcha con los bancos. No todos los planes de pensiones o los depósitos son iguales, ni tienen las mismas prestaciones. Vigila que sea lo que mejor se adapte a tus necesidades y el que te ofrezca una mejor rentabilidad.

6. Seguros médicos. La clase media que cuenta con un seguro médico debe tener en cuenta que es un gasto fijo que añadir a los que ya tenga. Además, es posible que la cuota aumente a medida que se cumplen años. Es importante considerarlo a la hora de gestionar los gastos.

7. No actualizar cuotas que fluctúan periódicamente. Seguros de vida, de automóvil o el IBI, son solo ejemplos de algunos de los gastos fijos a los que probablemente tengas que hacer frente, pero que no tienen una cuota fija. Para poder gestionar bien tus finanzas, estas cantidades debes revisarlas cada año y actualizarlas para poder llevar un control exhaustivo y real de tus gastos y finanzas.

8. Excesivos gastos en depreciación de activos. En este caso me refiero a bienes que pierden valor a lo largo del tiempo y sigues pagando mucho por ellos. Hay veces en las que es más recomendable deshacerte de ellos y adquirir unos nuevos para ahorrarte un dinero. Si, por ejemplo, tienes un coche que te da problemas cada poco tiempo, tienes que llevarlo al taller y pagar por las piezas y la mano de obra de forma habitual, puede que sea más rentable plantearte comprarte uno nuevo.

¿Has tomado nota? Evita estos errores y verás cómo tus finanzas gozan de una buena salud. Una buena gestión de tus cuentas en garantía de una buena calidad de vida y qué mejor que con Fintonic, tu mayor aliado para que controles todos tus gastos de forma eficiente y puedas ahorrar un poco cada mes.

¿Tienes cualquier consejo, curiosidad o pregunta que no hayamos comentado? ¡A qué esperas! Puedes ayudar a muchos usuarios que lean tu comentario en nuestro blog 🙂