7 cosas que Hollywood te puede enseñar si quieres triunfar

logo blogA Hollywood no se le conoce como ‘la meca del cine’ por casualidad, con permiso de Bollywood. El pasado lunes no había ni un medio de comunicación ni un portal de noticias en cuya portada no saliera, sonriente, alguno de los premiados en los Oscars. Los norteamericanos saben cómo se hace –y cómo debe ‘venderse’– una buena entrega de premios.

Sólo el final de la serie ‘Friends’, allá por 2004, superó la cifra de espectadores de esta última gala de los Oscars, la número 86. La vieron 43 millones de estadounidenses y otros tantos en otros países, además de batir todo tipo de récords en cuanto a comentarios en redes sociales y de microblogging.

En España, la retransmisión por distintas plataformas –especialmente a través de streaming– comenzó a las 02.00 de la madrugada. Para muchos a este lado del Atlántico es una tradición seguirla en directo, aunque el día siguiente pase entre bostezos.

¡Hay tanto que comentar! La alfombra roja, los vestidos y trajes, los discursos, los maestros de ceremonias, ganadores, perdedores… Pero, oye, nosotros hemos querido ir más allá del gossip y… ¡Descubrir qué hace Hollywood y cómo aplicarlo a la vida del común de los mortales!  Aquí los grandes descubrimientos de Fintonic para que seas una superstar en tu vida y en tu trabajo:

1.     Confía en ti mismo, pero no seas arrogante

Hay mucha sabiduría empresarial en la forma en que un nominado se enfrenta a la posibilidad de ganar o perder. Un actor, una directora y un productor son también empresarios, y lo son en una industria especialmente cruel y cambiante.

En el trabajo, nunca te dejes llevar por un exceso de confianza. Ahí están psicosis y Bailando bajo la lluvia, que se quedaron sin Oscar pese al éxito inicial.

2.     Viste para impresionar

Ya hace unas décadas que el dúo sueco Roxette cantaba aquello de Dressed for success y animaba a todo el mundo a vestirse para triunfar. Haz tú lo mismo.

¿Cuánto tiempo crees que invierten todos y cada uno de los que desfilan por la alfombra roja en elegir el look de esa noche? Semanas. Quizá no tengas tiempo –probablemente tampoco un presupuesto estelar– para dedicarle meses a un conjunto en concreto, pero sí merecerá la pena que prestes atención al atuendo de esa entrevista de trabajo o de esa reunión tan importante.

Nadie espera que estrenes un traje a medida de miles de euros en cada evento de tu empresa. Tampoco el personal de Recursos Humanos de una compañía se fijará especialmente en la marca de tu chaqueta en una entrevista, pero es aconsejable que tu ropa te haga ver como un profesional en tu ámbito

Recuerda lo que dicen, no hay una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión. 😉

3.     La edad no importa para ganar o perder

Al actor Peter O’Toole –espectacular Lawrence de Arabia–, que falleció el pasado diciembre a los 81 años, le nominaron ocho veces a los Oscars, pero sólo le concedieron el honorífico, en 2003. También hay ‘recién llegados’ que se llevan su estatuilla siendo muy jóvenes, y luego están otros como Leonardo DiCaprio

La media de edad de los emprendedores es de 39 años. Sin embargo los fundadores de empresas tan exitosas como Facebook o Apple tenían 20 años y la mayoría se consolidan con 50 años. La edad no importa cuando se trata de tener éxito en un negocio. Ninguna etiqueta debe impedirte avanzar.

4. ‘Copia’ lo mejor de los discursos de agradecimiento

Si tu nombre es el que dicen cuando abren el sobre, sabes que ha llegado tu momento. El premiado debe subir al estrado, recoger su galardón y pronunciar esas palabras ensayadas.

Los expertos dicen que la clave de un buen discurso es el empowerment. Este concepto que tanto se menciona tiene que ver con la fortaleza y la confianza en las capacidades que uno mismo, o su proyecto, posee.

En el mundo de los negocios son habituales las argumentaciones, negociaciones y presentaciones. Quizá no tengan tanto glamour como una entrega de premios televisada, pero las palabras que vas a decir ante tu equipo después de una victoria o un fracaso deben tener las mismas características.

Un buen discurso es: preciso, ágil y atractivo; está adaptado al público que lo escucha y cuenta una historia para ayudar a estructurar el mensaje y captar la atención. No debe ser largo para no resultar cansino 😉

5.     Ten un buen plan

¿Estás preparado para lo que pueda pasar? Si tienes tus ahorros ‘en forma’ será mucho más llevadero afrontar un imprevisto y también gestionar los éxitos. Esto vale tanto para el ámbito doméstico como empresarial, y es una actitud que también podemos ‘copiar’ de los Oscars.

Todos los que acuden a la gala están preparados para ganar y perder, en solitario y en grupo. No dejan de trabajar –sean guionistas, técnicos, actores o decoradores–aunque la película por la que les han nominado sea un éxito; hay que pensar a largo plazo y no bajar la guardia.

Lo mismo hay que hacer respecto a tus finanzas. Planear qué puede pasar, tratar de ahorrar y controlar en qué se va tu dinero para optimizar al máximo el camino a seguir. Para facilitarte la tarea puedes apoyarte en Fintonic, que se encarga él solito de llevar un seguimiento automatizado de lo que gastas y te avisa cuando las cosas se descontrolan para que cumplas tu presupuesto.

6.     No seas autocomplaciente

Por fin has ganado tu premio… ¡Enhorabuena! Disfrútalo, es tu noche, pero recuerda que el mundo sigue girando. Esto sirve tanto para un Oscar como para una buena operación en tu empresa.

Hay que saber perder, sí, pero también hay que aprender a ganar. No debemos dejar que decepciones pasadas nos lastren ni quedarnos ‘atrapados’ por el brillo de nuestros triunfos. Hay que construir un buen ‘ahora’ para un mañana mejor. Seguro que Dicaprio está ya buscándose otro papelón 😉

Si tu economía familiar ha superado un reto, alégrate, pero sigue perseverando (no te agobies, tienes herramientas para eso). Si tu equipo ha hecho una gran venta o ha firmado un buen negocio, celebradlo, pero no dejéis de trabajar.

7.     Sé un ‘buen perdedor’

En la gala de los Oscars no hay espacio para los celos, la envidia o el resentimiento. Aunque no es agradable quedarse en segundo lugar, los ‘perdedores’ no escatiman en sonrisas, abrazos y apretones de manos con el agraciado cuando no son ellos.

No hay espacio para el egoísmo ni la arrogancia. Esa actitud es una gran ventaja en el mundo empresarial: debemos creer en nuestras habilidades, pero no cerrar los ojos a la posibilidad de que alguien nos supere.

Aprende a alegrarte de las buenas noticias de quienes te rodean, especialmente los de tu competencia. Es difícil, pero será una de las fortalezas más útiles en tu vida: hay que aprender a ser un ‘buen jugador’. Quizá los logros de otros sirvan para inspirarte.

Esperamos haberte ayudado a ver la gala de los Oscars como una pequeña clase de gestión empresarial. También sirve para los Goya, los César y cualquier festival que se te venga a la cabeza. 😛

Recuerda que para Fintonic sólo hay un winner … ¡Tú y tus finanzas! 😉

¿Que piensas?