5 obstáculos que no te están dejando ahorrar

obstáculos-ahorrarEl día a día nos puede dejar multitud de avisos y señales de que no estamos gestionando como deberíamos nuestra economía personal. Alguien que quiere de verdad convertirse en un buen ahorrador puede encontrarse varias barreras para conseguirlo. Para tener nuestras finanzas siempre saneadas y a punto, debemos dejar atrás malos hábitos financieros que acaban descuadrándonos siempre el fin de mes.

La clave está en reducir o evitar los gastos que puedan desviarnos de nuestro objetivo de ahorro. Es muy probable que nuestro problema no sean grandes despilfarros, sino malas costumbres recurrentes que están lastrando nuestros números. A grandes rasgos existen 5 errores que pueden estar impidiéndonos ser capaces de ahorrar dinero: si superamos esos obstáculos, será más sencillo.

  • Empleas en pagar por tu casa más del 30% de lo que ingresas. Ya sea en formato de alquiler o hipoteca, lo que deberías invertir en satisfacer ese pago mensual debería estar por debajo del 28% de tus ingresos; lo ideal, de hecho, es que destinases a ello el 25% de tu sueldo. Si estás pagando mucho más, tienes un problema. Cuando elegimos un hogar, debemos pensar no sólo en lo que podemos pagar ahora, sino en cuánto podremos pagar en un futuro, especialmente si nuestra situación empeora. Los españoles cumplimos por los pelos con esta ‘regla del 25%’: de acuerdo con este estudio de pisos.com, destinamos el 24,74% de nuestros ingresos a la vivienda. Sin embargo, explican que un alquiler medio en España, cifrado en 590 euros mensuales, un trabajador medio necesitaría del 27% de sus ingresos. Por su parte, en el Banco de España dicen que un porcentaje ‘viable’ de gasto en vivienda –en el caso de las hipotecas, teniendo en cuenta el Euríbor– puede subir hasta el 35% de los ingresos. Quizá sea el momento de buscar una opción de vivienda que cuadre mejor con tus números de hoy y de dentro de X tiempo.
  • Hay un gran desequilibrio entre tus ingresos y tus deudas. Cualquier deuda supone un problema, pero si no ganamos lo suficiente como para liquidarla en un plazo de entre tres y seis meses, la situación se complica. Los prestamistas utilizan una regla, la del 28/36, para calcular cuáles son los límites de endeudamiento que una persona puede asumir respecto a sus ingresos. Esta regla se aplica a las hipotecas y nos dice que debemos dedicar a vivir, como máximo, el 28% de nuestros ingresos mensuales brutos; en cuanto al ‘36’, es el porcentaje ‘límite’ de deuda que podemos permitirnos. Si ganamos 2.000 euros al mes, no podemos tener una deuda total pendiente de más de 720 euros. Revisa bien lo que estás pagando por tus deudas e intenta refinanciarlas si no te salen los números.
  • Nunca te has marcado un presupuesto para el día a día. Si no sabes cuánto gastas, ¿cómo vas a poder ahorrar? El presupuesto es la herramienta básica del bien ahorrador: lo primero que tienes que hacer es saber de cuánto dinero dispones cada mes. Para ello has de tener en cuenta tus gastos recurrentes mensuales (alquiler/hipoteca, supermercado, suministros…) y estar seguro de cuánto te queda después de abonarlos. Ese remanente es la clave para mantener en forma tu economía: de él deberás ahorrar una parte y quizás invertir otra en un fondo de emergencia o un plan de pensiones, por ejemplo. Antes de ponerte a cuadrar tickets, facturas o a detallar engorrosos documentos de Excel, te recomendamos el uso de herramientas como Fintonic. Te mostrará de cuánto dinero dispones con un par de clics en su app o su web y te facilitará llevar un seguimiento de la evolución de tus gastos (y de si estás cumpliendo tu presupuesto) desde cualquier parte.
  • En cuanto tienes un poco más de disponible de lo acostumbrado, te embarcas en compras innecesarias. Si después de comprar algo experimentamos un sentimiento de culpa, tenemos un problema, pero aún es peor que no nos parezca grave gastar dinero en cosas que realmente no necesitamos. Las tarjetas de crédito se convierten en este punto en un arma de doble filo para los compradores impulsivos que todos llevamos dentro. La herramienta de Fintonic puede ayudarte a aprovechar al máximo tus posibilidades de crédito sin sobrepasar tus límites. El objetivo es mantener a raya los números rojos: si alguna vez se produce un movimiento ‘inesperado’, la aplicación hace saltar una alerta que hace que el usuario esté al tanto de cualquier descubierto.
  • No tienes un fondo de emergencia. No dejes que ningún imprevisto, sea cual sea, ponga del revés todos tus esfuerzos por racionalizar tus gastos. ¿Puedes sobrevivir financieramente a un atraco en casa, al robo de tu coche, a un despido inesperado, una baja por enfermedad demasiado larga? Sólo será posible hacerlo si tienes reservados parte de tus ingresos en forma de ‘fondo intocable’ ante cualquier pequeña o gran catástrofe. Si no tienes ya algo de dinero ahorrado para una emergencia, nunca tendrás unas finanzas realmente saneadas.

Si has detectado que cumples uno o varios requisitos de esta lista, es hora de tomar medidas. La posibilidad de vivir el día a día sin que nos atenace el estrés de preocuparnos por cómo pagamos las facturas está más cerca de lo que parece: los buenos ahorradores son disciplinados y construyen rutinas de gasto sostenibles, pensando en su presente y su futuro. Para ser constantes y tener siempre claro qué estamos gastando, la herramienta de Fintonic permite saber de cuánto dinero disponemos en cada momento y hace posible seguir la evolución de todos nuestros gastos, desde donde quiera que estemos.

Users feedback ( 3 )

  1. Esther said:

    Hola, me han hablado muy bien de vuestra aplicación pero tengo una duda como puedo reflejar los ingresos y gastos de dinero en efectivo que no pasa ni puede pasar en ningun momento por el banco?
    Gracias

    • Fintonic said:

      Hola Esther,

      De momento no es posible, pero es algo que pensamos implementar en un futuro 😉

      Gracias!

  2. Francisco David said:

    Siempre leo que el presupuesto de vivienda no debe superar el 30% del total. Esto solo puede ser posible con sueldos altos.
    Un alquiler mínimo (digno) está entre 350-450€. Con un sueldo de 1000€ o menos es imposible lograr este objetivo.
    En mi caso mi sueldo es de 800€ y dos pagas extras, el alquiler es de 350€, lo mínimo que se puede pagar. Está entre el 40% y 50% (sin contar luz y agua).
    Aunque idealmente el 30% seria perfecto, en la práctica para un sueldo medio y bajo es una tarea imposible de conseguir.
    Ganando 1000€ solo se podria gastar en alquiler 300€, prácticamente una cueva.
    Seamos realistas y ajustemos este porcentaje a la realidad. ¿A partir de que sueldo se puede dedicar el 30% a la vivienda? Esta sería la cuestión, mas que generizarlo a cualquier caso.

¿Que piensas?